Luego que este domingo se produjera una multitudinaria marcha en contra de las Asociaciones de Fondos de Pensiones (AFP) en donde según cifras de los organizadores llegaron cerca de 150 mil asistentes, diversos actores relacionados con el área han expresado su opinión en el tema, donde gran parte de las posturas se acercan a retornar al sistema de reparto, a lo que se muestra totalmente contrario es el ex superintendente de AFP, Juan Ariztía. 

En conversación con Publimetro señaló que no se puede volver a lo que existía hace años en Chile, ya que se debería aumentar el porcentaje de cotización. 

“De ningún punto de vista es conveniente plantear volver a un sistema de reparto, ese es un sistema completamente imposible de aplicar en Chile lo que provocaría un trastorno terrible a la propia gente, por poder financiarlo se necesitaría subir la cotización de vejez de un 10% a un 23%, me parece que la gente no lo aceptaría, porque ningún trabajador activo va a aceptar que le suban de 10% para el fondo de pensiones propio a un 23% para pagarle las pensiones a terceros, sin ninguna confianza que a él a su vez en 30 años más le vayan a seguir pagando”, aseveró Ariztía. 

Además de comentar el volver al sistema de reparto, el ex superintendente descartó la idea de poder plantear un sistema que retiro de los fondos de pensiones, como es lo que sucede en Perú. 

“Es un poco contradictorio obligar a la gente a cotizar para la vejez, porque si la persona cuando cumple los 65 años le permiten que se lleve la plata para la casa sin ninguna condición de lo que tiene que hacer con esa plata ¿para qué se le obliga?, porque la justificación de obligar a ahorrar a una persona es que cuando lleguen a los 65 años no tendrán dinero y serán una carga para el Estado, y si cuando llega a los 65 años y cotizó y se le dice llevéselo para la casa y si quiere farréeselo, entonces no sirve”, añadió Juan Ariztía.

Al preguntarle cuál sería la mejor opción para mejorar el actual sistema de pensiones, Ariztía sostiene que aumentar la edad de jubilación de las mujeres es la forma correcta de tener mejores pensiones. 

“Lo que se debería hacer y no se ha hecho es adecuar de acuerdo a las tasas de expectativas de vida que han ido aumentando. Lo que ocurre en Chile es que las mujeres jubilan a los 60 años y tienen una sobrevivencia mayor que la de los hombres y con la expectativa de vida de 89 años con bajas pensiones, lo que se puede arreglar tan fácilmente como cambiar la edad de jubilación de las mujeres”, sentenció. 

“No hay ninguna justificación para que las mujeres jubilen a los 60 años y no a los 65 como los hombres, si las mujeres jubilaran a los 65 años las pensiones aumentarían automáticamente en más de un 50%. Los rangos de los hombres están bien, no así los de las mujeres, no sé si debe a una galantería masculina de la época en que se dictó la ley de haberles puesto una edad de jubilación inferior a los hombres, cuando se sabe que las mujeres viven más, entonces el problema es con las mujeres no con los hombres”, finalizó Ariztía.