Un llamado al Ministerio de Relaciones Exteriores, hizo el diputado UDI Sergio Gahona, junto con anunciar una serie de oficios para aclarar la situación del embajador de Chile en Francia y ex parlamentario Patricio Hales, tras las denuncias de acoso a las que habría sometido a una funcionaria de dicha representación diplomática.

A juicio del gremialista “en primer lugar, el embajador Hales ante una denuncia de esa magnitud, debería ser llamado a nuestro país y suspender sus labores diplomáticas hasta que no se resuelva esta denuncia con el sumario que se desarrolla, ya que la gravedad de éstas ameritan una decisión de extrema rigurosidad por parte del canciller Heraldo Muñoz”.

“Además es a todas luces una vergüenza diplomática de marca mayor que un embajador chileno sea acusado de ese tipo de delitos y que además se encuentre aún ejerciendo el cargo”, agregó.

Por otra parte el parlamentario precisó que también se hace necesario explicar “la utilidad real en materia diplomática que tiene una masoterapeuta al interior de una embajada”.

El parlamentario además anunció que enviará oficios a la Cancillería “para que se nos informe sobre el aporte para las relaciones entre Chile y Francia que ha generado la presencia del embajador Hales; cuál era remuneración de la denunciante; si hay otros trabajadores en esa embajada con oficios o profesiones distintas a las que debiese existir en una repartición; y saber si esta práctica se repite en las otras sedes diplomáticas con embajadores políticos”.

“A lo mejor este bochornoso incidente que se investiga permite de una vez todas, dar el impulso necesario para profesionalizar a la Cancillería, terminando así con los embajadores políticos que muchas veces aportan poco o nada a las relaciones entre otras naciones y nuestro país”, dijo finalmente Gahona.

PUB/CM