El clima frío de Chile y sus barreras naturales, con el desierto de Atacama al norte y la cordillera de los Andes al este, impiden la llegada del brote del virus del Zika, que se ha extendido por buena parte del continente americano.

El virus es transmitido por el mosquito "Aedes aegypti" -el mismo que propaga el dengue y el chikunguña-, una especie que necesita un clima tropical para sobrevivir, por lo que su arribo a Chile es inviable, explicó este martes a Efe el infectólogo Rodrigo Blamey, de la Clínica Las Condes.

"Chile no tiene las condiciones para que se preserve el mosquito, que es el vector, y por lo tanto no vamos a tener la reproducción del virus en el país", señaló el doctor Blamey.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este lunes del riesgo que el brote del Zika se extienda por todos los países americanos con excepción de Chile y Canadá.

Pero el país suramericano no está totalmente a salvo del Zika: en Isla de Pascua, a 4.000 kilómetros del territorio continental, se encuentra el mosquito y se detectaron brotes del virus en 2014, aunque las autoridades no han notificado nuevos casos.

Además del clima, el aislamiento geográfico de Chile es otro factor que protege el país del virus del Zika.

"Tenemos una ventaja natural. La cordillera impide que el mosquito cruce desde el norte de Argentina y el desierto de Atacama también es una barrera", señaló el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud, Sergio Loayza, a la prensa local.

En cuanto a la posible transmisión sexual del virus, el doctor Blamey, de la Clínica Las Condes, explicó que, de confirmarse, las consecuencias serían limitadas en Chile.

"Si fuera así, lo único que podría ocurrir es que una persona enferma lo transmita a su pareja, pero tampoco ocurriría una epidemia de virus Zika en Chile", señaló el galeno a Efe.

Loayza, del Ministerio de Salud, afirmó que la transmisión sexual del brote aún se está estudiando y subrayó que la principal vía de infección es la picadura del mosquito.

El Gobierno chileno ha recomendado a las mujeres que están embarazadas, o que planean estarlo, evitar viajar a los países donde se ha detectado el Zika debido a un posible vínculo entre la enfermedad y los nacimientos de bebés con microcefalia.

Uno de los países más afectados por el brote es Brasil, donde hasta el momento las autoridades han comprobado que 224 bebés nacieron desde el pasado mes de octubre con esta malformación debido al zika e investigan otros 3.381 posibles casos.

PUB/CM