La decisión de la Intendencia Metropolitana de autorizar para el sábado a las 17:00 horas el “arengazo” de Colo Colo, luego de rechazar la solicitud el día martes, ha generado controversia y críticas al cambio de discurso de Claudio Orrego. 

Un cuestionamiento que comparte el experto en seguridad y director ejecutivo de la Fundación Ciudadano Seguro, David Rozowski, quien asegura a Publimetro que “ese doble estándar muestra una debilidad. Qué primero somos rígidos, después somos menos rígidos en aplicar la ley y creo que es un error de la autoridad Metropolitana”. 

“Si no autorizamos hacer un determinado evento, bueno tenemos que ponernos los pantalones y no autorizarlo hasta el final”, sentencia. 

El analista en materia de seguridad plantea que en este tipo de eventos y respecto a los partidos “tenemos que ser exigentes con lo que dice la ley y no dar pie atrás que hoy lo que la ley estipula es que las familias vuelvan al estadio y eso no está pasando”. 

Rozowki postula además que cuando se realizan este tipo de actividades en los estadios, como “banderazos” o “arengazos” los hinchas aprovechan de introducir artefactos que después utilizan para infringir la Ley. 

“Cada vez que hay estos banderazos y al día siguiente hay partido, lo que pasa es que los integrantes de las barras esconden dentro del estadio productos que al día siguiente les sirven para tirar bengalas, pinturas, para hacer bombas de ruido, drogas y obviamente que es muy difícil en la previa al partido descubrir todo esto”, dice. 

Por lo que precisa que “por un tema de seguridad el estadio debería revisarse el día antes en forma completa sellarse y luego el día del partido sólo recibir al público. Es mucho el desorden que se produce en un arengazo”. 

Municipios a un costado 

Otro punto que cuestiona el analista en seguridad es la falta de coordinación con los municipios a la hora de autorizar estas actividades. “Hoy estamos dejando de lado a los alcaldes, en este caso al de Macul y al de Nuñoa”, donde se ubican ambos recintos deportivos. 

Poniendo el acento además en que para estos eventos que son de carácter privado se utiliza una importante dotación de carabineros, los que deben salir de sus funciones en otras comunas para resguardar a un grupo de barristas.

Algo con lo que concuerda el Director de Estudios de la Asociación de Municipalidades Chilenas (Amuch), Roberto Lagos, quien cuestiona que no se considere su opinión en este tipo de decisiones. 

“Las autoridades del nivel central deciden todo, pero finalmente un actor relevante en el ámbito local, pero que no es considerado es el alcalde, el consejo municipal, pero no son considerados”, dice a Publimetro

Lagos apunta a que finalmente son “los municipios quienes reciben las externalidades negativas, los reclamos de los vecinos y los problemas de la violencia”, por lo que espera que a futuro esto se revierta.

PUB/NL