El fin de semana recién pasado se conoció la noticia de la aparición de Carlos Núñez Cornejo, un hombre de 28 años que se encontraba perdido hace casi dos meses en Constitución.

El individuo, quien sufre de un trastorno de bipolaridad, fue encontrado por dos excursionistas: Abel Lizama y Emmanuel Pereira, quienes se encontraban realizando trekking y que luego de estar bastantes horas cerca del punto donde se encontraba Núñez, comenzaron a escuchar sus gritos pidiendo ayuda.

Ahí fue cuando ambos lo socorrieron y se dieron cuenta de que estaba cubierto de tierra, desnutrido, con los huesos marcados y con una herida en la rodilla infectada. Además, según relataron Lizama y Pereira, se notaba que había senderos que el hombre había frecuentado para ir a tomar agua y moverse dentro da la “Quebrada Salto del Agua”, lugar donde fue ubicado.

Fue ahí cuando Núñez les explicó que llevaba tres días sin beber líquido y que durante ese tiempo se había alimentado de plantas y árboles. Luego de prestarle ayuda, el rescate del joven fue llevado a cabo.

Es importante destacar que en su búsqueda habían participado oficiales del Grupo de Operaciones Especiales (Gope), quienes tenían como pista los rastros de ropa del joven encontrados en el río Maule en los días posteriores a que fuera reportado desaparecido, y cuyas labores finalizaron a principios de febrero.

¿Cómo logró sobrevivir por 54 días?

Antonio Silva, rescatista y director administrativo de Socorro Andino, afirmó a Publimetro que el hecho de encontrarse cerca de un río fue esencial para la sobrevivencia del hombre.

“El agua de río tiene minerales, por lo tanto lo hidrata. Es muy distinto, por ejemplo, si hubiera tomado agua de nieve que produce lo contrario. Quizás él no pudo suponer que si seguía el curso del río en algún punto encontraría gente, pues toda agua lleva al mar y por lo tanto a poblaciones de personas, pero la necesidad de tomar este líquido lo logró posicionar en un lugar más favorable para ser encontrado y eso es bueno dadas las circunstancias”, afirmó el especialista.

Agregó que teniendo agua “las personas pueden vivir varios días sin comer” y que aunque comer hierbas, frutos silvestres y más contribuían en su desnutrición, eran básicos para que él “pudiera sobrevivir”.

El experto además afirma que por el trastorno de bipolaridad del joven, una opción es que se haya desorientado tratando de volver a casa. “Es probable que haya pensado que subía, cuando en realidad bajaba, o al revés. Al estar en un lugar poco concurrido, tuvo suerte de que lo encontraran, pues si él se refugiaba en el bosque o bajo la vegetación del lugar, para pasar la noche era muy difícil que alguien pudiera verlo si él no daba ninguna señal, o prendía alguna fogata", finalizó.

PB/MC