Tras conocerse los resultados de la prueba Simce de escritura, la que arrojó que en los alumnos de 6º básico existe una brecha entre niños y niñas, ya que fueron las mujeres quienes obtuvieron cuatro puntos más en la evaluación de escritura, lo que al equiparar las escalas con la de los hombres se ve una diferencia de 20 puntos, distintos expertos del área de educación analizan lo resultados y dan estrategias para ser utilizadas por los docentes. 

Desde el Centro de Investigación Avanzada en Educación (Ciae) de la Universidad de Chile, señalan que las diferencias entre niños y niñas se deben a algo cultural que existe en el país, lo que no tiene que ver con los aprendizajes y conocimientos reales que puedan llegar a adquirir los alumnos, sino que tiene relación con las expectativas de aprendizaje por los diferentes actores del ámbito educacional. 

“La diferencias se desarrollan por las expectativas de aprendizaje que inciden en lo que los estudiantes aprenden de forma final, en relación con los docentes, los padres y los mismos estudiantes por un tema cultural, acá en Chile está super instalado que la matemática es para los hombres y las letras son para las niñas”, comentó a Publimetro la investigadora del Ciae, Gabriela Gómez. 

Además de las expectativas de aprendizaje, otro aspecto esencial como teoría en las diferencias para explicar la brecha de género es el modo en que se ocupa el tiempo libre, el que para los niños muchas veces no es ocupado para desarrollar actividades de lecto-escritura, como señalan desde Elige Educar. 

“Los hombres están destinando parte de su tiempo libre a otras actividades que no tienen que ver con la lectura, por eso se deberían tener estrategias para fomentar la lectura y en el caso de las mujeres hay una actitud más positiva de forma innata, por lo que los padres deben tener un rol constante para informarse y ver como guiarlos”, expresa Juan Luis Cordero, sicólogo educacional e investigador de Elige Educar. 

Para ir al fondo del problema que existe en la escritura de los estudiantes chilenos, más allá de una diferencia de género, los especialistas argumentan que existen tres puntos claves que influyen en saber redactar de forma correcta un texto: escritura colaborativa, recursiva y situada. 

-Colaborativa: Es ideal que la escritura se desarrolle en unión con el resto de los compañeros, ya que ellos pueden aportar puntos para para editar el texto logrando una mejora. 

-Recursiva: Al momento de ir escribiendo es bueno tener de forma constante una revisión, para que al darse cuenta de los errores se vaya aprendiendo en el momento, lo que aumenta el aprendizaje y siguen perfeccionando su técnica. 

-Situada: Es importante que al momento de iniciar a escribir, se tenga claro el público objetivo porque se atienden las demandas comunicativas de las personas a las que está dirigido, por eso se sugiere que diseñen textos que tengan un lector específico como un compañero de un nivel académico más bajo, lo que lograría una motivación mayor que trasciende a escribir un mejor texto. 

Junto con estos tres puntos, existen ciertos pasos previos que son de suma importancia que tanto los profesores, como los apoderados y estudiantes debe tener en cuenta, como la planificación con un punteo de ideas, como sintetiza Paulina Schwarze, subdirectora de la editorial Caligrafix y magíster en comprensión lectora y producción de textos. 

“Deben estar presentes temas esenciales como: tema, destinatario y el propósito y luego de eso pasar a la etapa de panificación, donde se haga una organización de las ideas que se quieren voltear en la página, lo que es importante para entender que el error es algo natural y se debe corregir cuántas veces sea necesario”, sostiene.