Según cifras del Directorio de Transporte Público Metropolitano (Dtpm), las transacciones en el sistema de transporte público capitalino (buses y Metro) disminuyeron en un 3,5% entre 2014 y 2015, lo que representa la mayor caída de usuarios del sistema en 4 años. 

El director del Dtpm, Guillermo Muñoz, señala a Publimetro que esta baja se explica “por condiciones externas y del ciclo económico”, aunque reconoce que también se debe a problemas de calidad del servicio que persisten en el sistema, el que “aún debe mejorar en algunos sectores y en eso estamos trabajando”. 

Muñoz reconoce que “la evasión puede ser una de las razones, aunque no es la única”. El año pasado, la evasión en el sistema llegó al nivel más alto en nueve años de funcionamiento, registrando en 2015 un 27%. 

El ingeniero en transporte y académico de la Universidad Católica, Ricardo Hurtubia, señala que “tenemos una ciudad que ha sido pensada para que sea más cómodo moverse en auto. No se ha invertido de manera correcta en el transporte publico, nunca se implementaron los corredores segregados que el sistema requerida y partió con muy pocos”. 

Respecto de la evasión, señala que “efectivamente parte de la baja de los usuarios puede estar explicada en la evasión. Probablemente que la gente que más edad es la de menos recursos y para eso se podría aplicar un subsidio dirigido, donde identificas un quintil más vulnerable, y estableces que es socialmente más rentable que ellos accedan a un valor del pasaje menor”. Además, plantea la idea de implementar una recarga de la tarjeta de forma mensual con una tarifa rebajada, lo que disminuiría la evasión.

También señala que se requiere aumentar la red de carga de la tarjeta bip!, que actualmente llega a 2.215 puntos para cerca de 6 millones de habitantes, mientras que en sistemas como el Transmilenio en Bogotá, los puntos de recarga llegan a 4.700 puntos para más de 7 millones de habitantes, y donde el sistema tiene una evasión del 5%.

Juan Cristóbal Palacios, gerente de Alto Evasión, declara a Publimetro que por una parte el crecimiento del parque automotriz explica la disminución en los usuarios, la que se refleja en la baja que registran validaciones en Metro de Santiago, donde la evasión es muy marginal. Sin embargo, Palacios agrega que un punto muy importante “es el aumento de la evasión en el transporte de superficie, que el año pasado llegó a su nivel más alto desde que se implementó Transantiago”.

El representante de Alto Evasión agrega que “un 17% de los evasores corresponde a personas que están bajo la línea de la pobreza y que simplemente no pagan el pasaje porque no tiene como hacerlo”. A su juicio se requiere “generar un subsidio a las personas que están bajo la línea de la pobreza, no en dinero, sino en tarjetas bip! de tal forma que la plata que se destina a esto retorne a las arcas fiscales”. 

Finalmente, Palacios plantea que es necesario endurecer las sanciones a la evasión, igualándola a una falta - hurto, con la facultad de un control de identidad parea corroborar el domicilio del evasor y la alternativa de pagar la multa en el mismo momento de la fiscalización con un 50% de descuento.