En Chile la cantidad de residentes extranjeros en los últimos 30 años se quintuplicó según el informe del Departamentos de Estudios del banco BBVA publicado en el mes de junio. Un tema que está siendo ampliamente analizado por las fuerzas políticas de oposición y oficialismo tras la propuesta realizada por el senador Manuel José Ossandón, de realizar cambios en la política migratoria del país. 

Se estima que durante el 2015 la población migrante en el país habría alcanzado la cifra de 478 mil personas, en su mayoría peruanos, argentinos y bolivianos, mientras que en los últimos diez años, el porcentaje de extranjeros que adquieren residencia definitiva ya están clasificados como empleados en Chile aumentó desde el 30% al 50%.

El tema de la migración no es nuevo y marcó fuertemente el debate presidencial de Estados Unidos. En nuestro país aterrizó con miradas diferentes y opuestas.

En esta línea, Ossandón insisitió con sus cuestionamiento, al afirmar que "el Gobierno no es capaz de mandar una ley que regule esto. Están entrando 200 inmigrantes diarios por nuestro aeropuerto y nadie dice nada. Hay trata de personas, gente que se dedica a entregar cartas de invitación falsas. El Gobierno sabe esto".

El presidenciable criticó al Ejecutivo por su pasividad ante la situación de inmigración que vive actualmente el país, sobre todo considerando que este había previsto enviar el proyecto de ley en marzo pasado, lo que no se ha concretado hasta el momento.

"Tenemos que enfrentar un tema social que se puede transformar en una explosión social. Felicito a Piñera que haya tomado el lanzamiento que dije que iba a frenar la migración ilegal. Queremos gente que venga a trabajar y a pasarlo bien y que tenga un futuro mejor, y no que empiecen a dormir en la calle y que estén en malas condiciones. El Gobierno está mirando hacia el techo este problema y las iglesias se están haciendo cargo de esto", agregó en entrevista concedida a T13.

En la otra vereda, el senador independiente y precandidato presidencial, Alejandro Guillier, asegura que las propuestas del ex Mandatario Sebastián Piñera para endurecer las políticas migratorias en Chile sólo serían una estrategia para superar la crisis por las acciones de Bancard en la empresa peruana durante el litigio marítimo.

"De repente sirve para salir de una situación incómoda poner un tema que es mayor y hacer una apuesta de un tema que sabemos que es popular porque la mayoría de la gente tiene hoy día mucho prejuicio", indica Guillier.

“Cuando piensa en el migrante está pensando, en realidad, en la inmigración ilegal”, agregó el precandidato por La Moneda.

Respecto de que el tema “incómodo” sería por la polémica debido a la compra de inversiones en Perú, de la pesquera Exalmar, durante el juicio de La Haya, dijo que es un “ejemplo”.

Asimismo, Guillier se refirió a las declaraciones de Piñera, quien aseguró que la mayoría de las bandas de delincuentes en Chile son de extranjeros, señalando que “no más allá del 2,37% de las personas que están privadas de libertad en Chile son de origen extranjero"

“Lo que debemos hacer es avanzar hacia la regularización de la migración para que sepamos dónde están los migrantes, qué aportes están haciendo, tengan trabajos legales, paguen sus impuestos, paguen contribuciones y el país va a funcionar”, puntualiza.

PUB/NL