Con participación masiva en Valparaíso – incluyendo el Congreso Nacional- y Viña de Mar, a excepción de Reñaca y Las Salinas en donde no se generó mayor alteración, esta mañana se realizó un ejercicio de simulacro de tsunami en la región de Valparaíso, y el que también se llevó a cabo en la ciudad de Horoshima, en Japón. 

Todo comenzó a las 10:30 y la principal problemática fue la falla en una de las sirenas ubicadas en Valparaíso, y la que sonó sólo nueve minutos después de comenzado el ejercicio. Esto provocó que muchos no entendieran porqué algunos caminaban a los cerros durante los primeros minutos. 

Luego de eso, ya con las alarmas sonando, comenzó la evacuación a los puntos altos de la comuna. Trabajadores públicos, de empresas privadas, alumnos y peatones, comenzaron a evacuar del borde costero. La principal complicación estuvo en la locomoción colectiva, la que en calle Chacabuco -por ejemplo- no mostró empatía con el ejercicio y se negó a permitir el paso fluido de personas. 

Sobre la falla de la sirena, el intendente regional Gabriel Aldoney, informó que evalurarán donde estuvo el error para corregirlo

Las alarmas advierten que todos quienes están bajo la cota 30 suban a las zonas de seguridad que se ha dispuesto. La actividad simuló un terremoto sobre los 8 grados, lo que genera un inminente peligro de desatarse un tsunami al otro lado del Océano Pacífico, así como en el borde coster nacional. 

"Este es un ejercicio binacional donde los dos países más sísmicos del mundo van a hacer un ejercicio en forma casi simultánea celebrando el día del tsunami. El 4 de noviembre en la noche tendremos una videoconferencia para comparar la experiencia en ambos países en el simulacro de evacuación", contó en las horas previas el director nacional de la Onemi, Ricardo Toro. 

PUB/CM