La Corte de Apelaciones de Santiago ratificó la sentencia que condenó a seis funcionarios de la PDI por su responsabilidad en una serie actos de corrupción, cometidos entre 2000 y 2005.

En fallo unánime, la Novena Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Jorge Dahm, Ana María Hernández y el abogado Ángel Cruchaga– confirmó la sentencia dictada en primera instancia por el ministro en visita Alejandro Rivera Muñoz.

Los funcionarios fueron condenados por favorecer a acusados por narcotráfico con antecedentes y diligencias relativas a sus causas, por lo cual recibían a cambio dinero y especies.

El fallo de primera instancia condenó a los siguientes funcionarios:

-Ricardo Antonio Cari Orellana a la pena de 61 días de presidio por su participación en delitos informáticos y otros 41 días de presidio por el delito de cohecho.

-Hermes Gustavo García Arquero a la pena de 41 días de presidio por el delito de cohecho.

-Jorge Enrique Cari Gacitúa y Rómulo Alejandro Aitken Hellec a sufrir cada uno la pena de 61 días de reclusión en calidad de autores del delito de soborno.

-Patricia Yolanda Castro Arce a la pena de 41 días de presidio por el delito de soborno.

-Alonso Benjamín Latorre Zúñiga a la pena de 61 días de reclusión en calidad de autor del delito de soborno.

En los casos de Hermes García Arquero, Jorge Cari Gacitúa, Alonso Latorre Zúñiga y Ricardo Cari Orellana las penas a 61 días, se dieron por cumplidas por el tiempo que permanecieron en prisión preventiva en la causa.

En tanto, Rómulo Aitken Hellec, Patricia Castro Arce y Ricardo Cari Orellana (por la condena de 41 días) se les concedió el beneficio de la remisión condicional de la pena, quedando sujetos a la observación de Gendarmería de Chile.

PUB / DIG