En prisión preventiva quedó este martes Marcelo Guillermo Smith Bofill (44), alias "El bello Marcelo", tras ser formalizado por falsificación y uso ilícito de tarjetas de créditos, delitos cometidos entre julio y septiembre del presente año en el sector de Eliodoro Yáñez en la comuna de Providencia. 

Según informó José Antonio Villalobos, fiscal de Alta Complejidad de la Fiscalía Metropolitana Oriente, "Smith Bofill cuenta con un amplio prontuario policial, y esta estafa afectó a más de 150 personas que utilizaron cajeros automáticos en tiendas comerciales y farmacias". 

El fiscal Villalobos detalló que hay más de 40 millones de pesos defraudados, según las denuncias de las víctimas. Añadió que "estas denuncias que se realizaron en fiscalía tuvieron gran importancia, ya que se fueron vinculando para ayudarnos a dar finalmente con el estafador". 

De 1,90 de estatura, buena presencia en sus años mozos y una desfachatez a toda prueba, este individuo aprendió inglés, algo de francés y un poco de alemán, con lo cual simuló ser extranjero, alumno de intercambio, profesional, millonario y otra sarta de mentiras. 

De esta manera, se las arregló para enamorar a turistas y estudiantes universitarias en varias ciudades del país. "El bello Marcelo" cometió estos delitos durante diez años, pero finalmente fue detenido y condenado a dos penas de 5 años de presidio cada una por estafa de cumplimiento efectivo. 

Sin embargo, gracias a su buena conducta, porque nunca hirió a nadie, logró salir en libertad antes de tiempo. De hecho, estaba cumpliendo arresto domiciliario. 

Pero hace un mes, varios clientes de un supermercado Ekono de calle Eliodoro Yáñez y de otros locales en la comuna de Providencia descubrieron que sus tarjetas de crédito y débito habían sido clonadas y que les habían girado sus dineros. 

Tras un trabajo de inteligencia, la PDI lo detuvo ayer a bordo de una camioneta Porsche que arrendaba por un millón de pesos al mes, lo que da cuenta de que seguía manteniendo un lujoso nivel de vida. 

PUB/CF