"Estamos tranquilos, agradecemos todos los rezos y todas las muestras de apoyo. Sabemos que tenemos un angelito que nos está cuidando desde arriba y que va a ayudar a todas las personas que están esperando un donante", dijo hoy Felipe Zañartu, primo de la Jacinta, quien representando a la familia, entregó declaraciones en la Clínica Las Condes.

Jacinta, de 17 años, fue trasplantada el pasado 16 de julio en una compleja operación que duró cerca de 20 horas, luego de que recibiera la donación de la familia de un hombre de Atacama.

Sin embargo, luego de 21 días y pese a todos los esfuerzos médicos no logró compatibilizar con su nuevo pulmón y, luego de rechazar los nuevos órganos, sufrió una falla multisistémica que terminó con su vida.

Según Felipe Zañartu, Jacinta pasó los últimas horas de su vida rodeada por su familia y amigos. De hecho, agradeció "a todos el país y a quienes estaba preocupados", y dijo esperar "que esta campaña de la donación de órganos no quede sólo en la Jacinta. Hay miles de personas que esperan por un donante y miles de familias que lo sufren".

"Ustedes vieron que se publicó en todos los medios el video de la felicidad de las Jacinta cuando logró tener sus órganos. ¿Cómo esa felicidad no va a repercutir en todas las familias y remover nuestras conciencias para decir 'donemos órganos, donemos vida'?, aseveró. 

Riesgo Vital

La niña se convirtió en prioridad nacional para recibir el doble trasplante a causa de una cardiopatía congénita que le provocó una hipertensión pulmonar, razón por la que permaneció más de tres meses hospitalizada.

El estado de Jacinta había empeorado durante las últimas dos semanas, razón por la que permanecía conectada a una máquina de oxigenación por membrana extracorporal (Ecmo) y a un ventilador mecánico. Esta mañana su cuerpo colapsó y se mantuvo durante varias horas en riesgo vital hasta su deceso, pasadas las 14 horas de este sábado.

PUB/MM