"Excelentísima señora Presidenta, recurrimos a su sensibilidad de madre, hija y mujer". Con esas palabras, un grupo de familiares de condenados por violaciones a los derechos humanos pide a la jefa de Estado que intervenga para que se aplique reclusión domiciliaria a los ex militares sentenciados.

La solicitud figura en una carta pública aparecida en medios de prensa escritos este domingo.

"Con el mayor respeto y toda nuestra esperanza, somos las familias de ex uniformados privados de libertad y nos dirigimos a usted motivadas por la desgarradora situación de todos los presos ancianos que no presentan peligro para la sociedad", señalan en la misiva dirigida a la Presidenta Bachelet.

"Recurrimos a su profundo conocimiento de los grandes dolores y problemas que se cruzan en la vida, para que lidere y haga realidad las gestiones de eclesiásticos, magistrados y personalidades nacionales para que todos los adultos mayores, incluidos nuestros seres queridos, continúen cumpliendo sus condenas en sus domicilios", añaden los 131 firmantes.

Aludieron así a llamados realizados en abril pasado por el Episcopado católico para avanzar en establecer el cumplimiento domiciliario de penas para los sentenciados mayores de 80 años, por razones de "misericordia y compasión" y sin distinguir en cuanto a los delitos cometidos.

"Este acto humanitario, además de apaciguar un poco el inmenso dolor que acompaña día a día a las familias, contribuirá sin duda al reencuentro de una gran mayoría de chilenos", argumentan los familiares de condenados por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar.

PUB/FD