Los familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados en la Colonia Dignidad, estaban preparados para realizar una manifestación en el frontis del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. A última hora se confirmó que un alto funcionario del gobierno germano se reuniría con los representantes y así evitar el primer impase en la visita oficial que realiza el Presidente de Alemania, Joachim Gauck, y que concluye hoy.

Mientras el Mandatario realizaba una visita al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, junto a la Presidenta Michelle Bachelet, Myrna Troncoso, coordinadora de los familiares de la Región del Maule, fue recibida por el subsecretario de la Presidencia de Alemania, David Gill.

La histórica dirigente de DDHH, estaba acompañada por Rosa Merino hermana de Juan Pedro Merino Molina, cuyo interrogatorio bajo tortura, antes de ser asesinado y desaparecido, figura en las “Fichas de la Colonia Dignidad” y con Víctor Sarmiento, hermano de Hernán, también desaparecido desde el enclave alemán. El Presidente Gauck, no los quiso recibir, por ello envió a su jefe de gabinete.

La dirigente dijo que se le explicó  al funcionario alemán que hace dos meses solicitaron audiencia con el Presidente Gauck, pero no recibieron respuesta. Aún así, dijo que “le hablamos con el corazón sobre lo que la Colonia hace minuto a minuto, con el turismo, y el dolor que nos provoca eso”.

Entre los puntos más relevantes de la carta dejada para Gauck, se pide apoyo para el cierre inmediato del turismo comercial y que toda la propiedad sea traspasada a las organizaciones de ddhh; poner fin a cualquier financiamiento (como los hubo en el pasado) dirigido a las empeores las de la hoy Villa Baviera y la conformación de una comisión de expertos binacional para facilitar información en diversos ámbitos pendientes del tema Colonia Dignidad.

Troncoso dijo que Gill les contó que la visita serviría para recoger información para colaborar en tareas de memoria. “lo interrumpimos varias veces y le hicimos ver que al no estar los familiares en esas conversaciones no tenía sentido, porque somos nosotros los dueños de la memoria de nuestros seres queridos”.

“Se les dijo que desde el momento en que se torturó y asesinó a nuestros familiares; desde el momento en que fueron inhumados y exhumados ilegalmente, todos delitos de lesa humanidad, la Colonia ya no les pertenecía a los alemanes y tenía que ser para todo el mundo y sobre todo para los familiares”, aclaró 

Por su parte, Rosa Merino manifestó su molestia ya que se ignoró a los familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados en las actividades donde el Presidente Gauk mantendría diálogos. Sostuvo que “quise dejarle claro (a Gill) que es una falta de respeto que no se considerará para esta reunión a los familiares del Maule.

Hemos llevado la lucha de 40 años, le dejamos claro de que si ellos no nos recibían haríamos una manifestación a fuer del museo”.

Una opinión similar manifestada por el abogado de un centenar de ex colonos, Winfried Hempel, quien coincide en que fue una falta de respeto no recibir a ninguna víctima.

"El Presidente Gauk es un autoridad moral en Alemania, en temas de víctimas de regímenes totalitarios como el de la ex RDA. Resulta sorprendente que una persona con ese peso moral, trate a los familiares de detenidos desaparecidos y ex colonos como  víctimas de segunda clase. Es impresentable que el pase con Chile y no se junte con una sola víctima", declaró el jurista.

Asimismo, dijo que Gauck comete un gran error al desconocer la responsabilidad del Estado alemán en los hechos que permitieron a la Colonia Dignidad cometer toda clase de crímenes. "Alemania es corresponsable porque sabiendo lo que estaba ocurriendo no hizo nada por evitarlo", sentenció.  

La Recepción

Aunque los familiares pudieron entregar la carta, Myrna Troncoso y Rosa Merino, decidieron no asistir esta noche a la recepción, a la que habían sido invitados por Gauck en la residencia de la embajada.

Myrna Troncoso, dijo que “como familiar y de detenido desaparecido no me es grato asistir a una recepción y brindar. No tengo nada que celebrar con el Presidente Gauck, sobre la Colonia Dignidad. No es es la forma. Nosotros esperábamos que conversara con nosotros, escucharnos”.

Agregó que “como agrupación no deseamos estar en algo que no nos representa. Hacer vida social con personas que apoyaron a la Colonia Dignidad y a la dictadura; con hijos de jerarcas que aún mantienen silencio y no pretenden decir toda la verdad”.

De esta forma ningún familiar de detenido desaparecido o ejecutado político, en la Colonia Dignidad, asistirán a ese evento social.

PB/MC