Con un masivo funeral familiares, amigos e integrantes del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) dieron el último adiós este domingo a Esteban Parada Armijo, joven que falleció tras un brutal ataque en el barrio Bellavista.
 
Flores y globos de todos los colores, banderas del arcoíris y emotivos discursos que recordaron al joven de 23 años fueron parte del funeral en el Cementerio El Prado de Puente Alto, hasta donde llegaron los cercanos a Esteban Parada con una caravana que partió desde la casa de sus abuelos.
 
El cortejo fue acompañado por bocinazos y automóviles pintados con leyendas donde se indicada "Adiós Esteban", "Por Siempre Esteban", "Justicia para Esteban" y "No más discriminación".
 
En el cementerio, tanto familiares como amigos destacaron que era un joven tranquilo y muy esforzado, siendo una muestra de ello el hecho de que había congelado sus estudios de publicidad y se dedicó a trabajar en un local de comida en el Parque Arauco para ayudar a su madre, Angélica Armijo, afectada por cáncer.
 
En medio de llantos, la madre lamentó que "me quitaron a mi hijo, se lo llevaron, ¿Por qué le hicieron esto?", mientras la hermana del joven, Camila Armijo, señaló que "destruyeron una vida hermosa. No tenemos rencor, ni odio frente a este homicidio porque eso no nos devolverá a Esteban. Si queremos justicia con la más alta pena porque este fue un crimen homofóbico, me lo dijo el propio Esteban mientras estuvo en la posta".
 
Esteban Parada permaneció 13 días internado en la ex Posta Central, luego de que el pasado 17 de enero fuese atacado en Bellavista con Pío Nono por dos sujetos, uno de los cuales logró ser capturado por la Brigada de Homicidios en la Plaza Renca a pocas horas del crimen, pues un testigo lo siguió.
 
Tras ser atacado con un arma blanca que le ocasionó perforación del pulmón derecho y rotura de costillas, el joven fue socorrido por transeúntes y luego trasladado al Hospital de Urgencia Asistencia Pública, donde llegó grave. Con un diagnóstico de paraplejia producto del ataque, durante varios días estuvo consciente y se pudo comunicar con su familia mediante gestos, sin embargo, dos infartos y la pérdida de dos litros de sangre terminaron por quitarle la vida.
 
El caso es investigado por la Fiscalía Metropolitana Centro Norte, la que ya tomó contacto con el Movilh al conocer que dicha organización presentará una querella contra los responsables del crimen.
 
El Movilh precisó que "estamos recopilando información con testigos para conocer las causas y alcances de este triste homicidio, al tiempo que próximamente presentaremos una querella contra los responsables. En los últimos días lo más relevante ha sido dar acompañamiento a la familia".