“Esto me termina favoreciendo porque Cecilia Pérez era una figura más competitiva, del mismo partido (RN), de muy cercana edad y de perfiles muy parecidos, por lo que era más difícil diferenciarse de ella en una encuesta o en una primaria”, señala el concejal y precandidato de Chile Vamos para la alcaldía de Santiago, Felipe Alessandri. 

Esto, luego de que la ex vocera de gobierno de Sebastián Piñera declinara ser opción, y también  respecto de la polémica que ha generado la decisión de Joaquín Lavín de competir como precandidato de la oposición, para volver a ser alcalde de la comuna en las próximas Elecciones Municipales de octubre. 

Alessandri, que es concejal por Santiago desde 2004, señala que "con Joaquín Lavín tengo poco y nada que ver, entonces la gente está muy clara en que ya no quieren candidatos inventados a último minuto". 

Respecto del apoyo de Renovación Nacional a su candidatura, se muestra tranquilo porque “he tenido el apoyo desde el principio de toda la mesa directiva y finalmente vamos a pedir que la encuesta se haga luego para poder definir pronto esta situación y no dilatarla más”. 

Señala que las definiciones deben tomarse en la UDI y critica como se abordó el tema en el otro partido fuere de la oposición: “La forma en que lo hizo la UDI fue muy poco prolija y dentro de la cuidar las formas, porque acá no nos enteramos por la prensa, nos enteramos por Twitter”. 

Plantea además que “Santiago cambió y con el cariño que le tengo a Joaquín tengo que decirle que vea la experiencia de (Jaime) Ravinet , que cuando quiso volver doce años después le fue muy mal. Ahora él quiere volver 16 años después, pero hoy Santiago es otro, es migrantes, es adulto joven, es adulto mayor, es educación preescolar y la composición de los vecinos es absolutamente distinta”. Asegura que en el electorado de la comuna “el grupo erario que define la elección está entre los 35 y 50 años, y ahí yo tengo muchas posibilidades porque confían en el trabajo que yo vengo realizando hace 12 años”. 

Finalmente, en relación a la situación que vive actualmente la prima de Joaquín Lavín, actual concejala por Santiago y hasta hace unos días la única precandidata del partido, Carolina Lavín, señala que “si me hubiese pasado a mí lo tomaría como un golpe al corazón porque se trata de la familia, además que le había grabado un video y ella juraba de guata que Joaquín no iba porque se lo había prometido. De hecho a ella le avisé yo, lo que fue más duro para ella”. 

Concluye que “estas situaciones afectan y después nos quejamos porqué los jóvenes se alejan de la política y es justamente por situaciones como esta que la gente ya no cree. Pero ahora es la UDI la que tiene que definir si van los dos o sólo a Joaquín, porque es raro que vayan los dos porque más encima es el mismo apellido, la misma familia, se ve como extraña la cosa”.