Por cerca de una hora en las dependencias de la Auditoría General de la Fuerza Aérea, en el edificio de las Fuerzas Armadas en calle Zenteno, se desarrolló el careo entre el ex comandante en jefe de la institución, el general (r) Fernando Matthei y tres ex oficiales y una prisionera política en la Academia de Guerra Aérea, diligencia encabezada por el ministro en visita, Mario Carroza.

Hasta el lugar llegaron los capitanes en retiro, Raúl Vergara y Jaime Donoso, como también el sargento (r) Mario González y Carmen Gloria Díaz, quienes aseguran que el general Matthei supo de los apremios y torturas que sufrió el general Alberto Bachelet y que terminó con su vida el 12 de marzo de 1974, en la entonces Cárcel Pública de Santiago.

El careo partió minutos después de las 10 horas, donde el juez Carroza enfrentó las versiones de los ex oficiales y la mujer con la postura del general Matthei, quien insiste, ya que declaró en la causa en agosto del año pasado, que sólo formalmente asumió el mando de la Academia de Guerra a fines de 1973 hasta finales de 1974, ya que en ese lugar funcionaron los Tribunales Militares.

Al general Matthei lo acompañó su abogado Jorge Balmaceda, quien fue el encargado de comentar la pesquisa, mientras que el ex alto oficial se retiró del lugar sin hacer declaraciones.

Balmaceda aseguró que "él (Matthei) negó su participación absolutamente, ni en calidad de autor, cómplice o encubridor, pues él no estaba destinado a cumplir funciones en la Academia de Guerra, en la época que se investigan los hechos. Hay una persona incluso que dice que lo vio a fines del año 74. No sería raro, porque es una fecha en que le correspondía al general ir a entregar el cargo para el cual él había sido destinado. Él fue destinado para ser director de la Academia de Guerra, función que no pudo cumplir porque en ese lugar funcionaban los Tribunales Militares en tiempos de guerra", dijo el jurista.

Consultado por la impresión que tuvo Matthei de esta diligencia, Balmaceda aseveró que "el general Matthei quedó absolutamente conforme. Él se mantuvo en sus anteriores declaraciones, en la práctica fue una diligencia absolutamente normal", concluyó el abogado del ex comandante en jefe de la FACh.

"ÉL RECONOCIÓ QUE ERA EL DIRECTOR DE LA ACADEMIA DE GUERRA"

Por su parte, el capitán en retiro Jaime Donoso sostuvo que Matthei reconoció que era en la práctica el jefe de la Academia de Guerra Aérea.

"Ël reconoció que era el director de la AGA y yo lo vi en otra situación más comprometedora. Él seleccionaba a las personas que debían ser interrogadas en un momento dado, porque a mí me llevaron de la Cárcel (Pública) para ser interrogado y él estaba ahí presente, entonces él decía que pase fulano y zutano. Lo que sí yo puedo asegurar que él no entró al lugar donde a mí interrogaron", afirmó el ex oficial.

Donoso agregó que "a mí no me cabe la menor duda que él sabía. Yo no creo que un comandante de una unidad pueda negar sabiendo que había una Fiscalía dentro de su unidad y menos que se torturaba, ya que la sala de torturas había sido 'prefabricada' para esos efectos", insistió el capitán en retiro.

Por su parte, Carmen Gloria Díaz acusó a Matthei directamente de estar en la AGA a fines de 1974, añadiendo que "él pasaba por los pasillos, él no hizo nada por impedir las torturas. Estaba a cargo de los guardias. Él era director de AGA y suministró los instrumentos, todo, la seguridad interna y externa para que se torturara allí".

El ministro Carroza se retiró del lugar sin hacer declaraciones y sólo acotó que quedaba "satisfecho" con el careo.

El abogado querellante, Eduardo Contreras aseguró que tras la diligencia "evaluarán pedir nuevamente el procesamiento de Matthei" en representación de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, AFEP.