Este miércoles se filtró la declaración del ex ministro Pablo Longueira en torno a la investigación que lidera el Ministerio Público por el denominado caso SQM.

El líder UDI es investigado por cohecho y delito tributario, causas por las que será formalizado el próximo 1 de junio. 

En la instancia del 6 de abril encabezada por el fiscal del caso Pablo Gomez, el prontamente imputado entregó su versión de los hechos, mientras hizo uso del derecho a mantener silencio en casi la totalidad de preguntas realizadas por los persecutores. 

En la declaración, publicada por CNN Chile, Longueira rechaza haber sido financiado por la minera no metálica, tanto él como sus fundaciones, y que en el caso de sus campañas electorales, aseguró que "si hubo aportes ellos fueron por las vías legales".

"Nunca le he solicitado ni tampoco me ha ofrecido el señor Contesse dinero o aporte económico de ninguna especie, de ninguna naturaleza conectado con las funciones públicas que he desempeñado. Eso mismo puedo decir de SQM y de cualquiera de sus filiales, sus controladores o ejecutivos", afirmó. 

Además, el renunciado militante gremialista descartó haber obtenido dinero alguno tanto de su hijo José Tomás ni de su ex asesora Carmen "Titi" Valdivieso. 

"Quiero ser muy claro en que jamás se la solicité a mi hijo y por ende no he recibido personalmente ningún beneficio por lo tanto desconozco los hechos (...) En relación al resto de las boletas, que supuestamente habría solicitado la señora Carmen Valdivieso, jamás he recibido de estas personas naturales ningún aporte personal", indica.

Con relación a la tramitación de la polémica Ley de Royalty Minero, Longueira describió la forma en que se tramitó la norma, negando intromisión de la empresa en la redacción del documento. 

Según confiesa, y dado el rechazo inicial al ajuste tributario del gobierno de Piñera -que pretendía recursos para la reconstrucción- el entonces ministro secretario general de la presidencia Cristian Larroulet habría pedido a Longueira negociar con la entonces oposición concertacionista.

En este escenario apuntó haberse reunido por separado con parlamentarios, ex autoridades -entre ellos el ex Presidente Lagos- y representantes de la minera metálica y no metálica, siendo Contesse el interlocutor escogido para esta última. 

"En esta reunión, él me advirtió que existía una discriminación entre las empresas nacionales y extranjeras y que existía un problema en la redacción de los proyectos", descripción a la que agregó haberle solicitado una minuta a Contesse "la que reenvío el 02 de agosto (...) al ministro secretario general de la Presidencia Cristian Larroulet. Ese mismo día, le envié como correspondía, la minuta que me hizo llegar el senador Ricardo Lagos (Weber)". 

Esta intercambio es punto esencial de la investigación, ya que se acusa a Longueira de haber influído en el proyecto de ley en beneficio directo de SQM.

"El sentido común dice que si yo hubiese pretendido influir en cualquiera de los dos sentidos, no hubiese mandado simultáneamente ambos comentarios", defendió.

Con relación a los contratos entre SQM y el Estado firmados por él ya como ministro de Economía -esenciales para incluír a la compañía en el régimen de invariabilidad-, afirma "que no existe ninguna negociación, ni participación del ministro en la firma de resoluciones ni de los contratos, salvo lo que establece la ley en representación del Estado chileno, el que los debe suscribir".  

Por último, Longueira relató jamás haber beneficiado como político a personas, empresas e instituciones, asegurando haber mantenido en todas sus decisiones "la independencia necesaria para votar siempre por lo que estime era el bien común".

PUB/SVM