Fue una maratónica jornada en el Primer Tribunal Oral de lo Penal en que la Fiscalía Occidente desplegó todo su arsenal de argumentos. Este lunes, durante la primera audiencia del juicio oral en contra de los seis imputados por el "Robo del Siglo", el fiscal Eduardo Baeza dejó en claro, desde la apertura, que existen pruebas más que suficientes no sólo para determinar el accionar de los acusados como banda criminal, sino que de las motivaciones que habrían tenido para perpetrar el atraco, uno de los más grandes de la historia de nuestro país. De hecho, su excesivo apego al lujo y la compra desmedida de autos y propiedades, habría sido el talón de aquiles de la banda, que permitió su captura.

El denominado "Robo del Siglo" se perpetró el 12 de agosto de 2014, a las 06.15 horas, tal como registran las cámaras de seguridad del aeropuerto Arturo Merino Benítez. Ese día la banda integrada por nueve sujetos y vestidos con overoles asaltó un camión de valores de la empresa Brinks en una de las losas del recinto. Tras intimidar con armas de fuego a sus vigilantes, los delincuentes se apoderaron de 19 sacos con un total de 6 mil millones de pesos, cuyo destino era la ciudad de Copiapó.

Los imputados, que arriesgan una pena de cárcel de hasta 20 años, son Roque Quintanilla, Fabián Olguín, Francisco Morales, Cristián Niñoles, Alexis Niñoles y Mario Vásquez. De los imputados, sólo Roque Quintanilla y Mario Vásquez declararán en el juicio, los demás imputados emplearon su derecho a guardar silencio.

"Durante la apertura dije que dos conceptos atravesaban esta causa, codicia y elaboración. Codicia porque ellos elaboraron todo un plan, hicieron una gran planificaron y escenificaron en cinco lugares distintos, con medios, obteniendo autos robados, cortando candados y portones, tirando miguelitos, con el peligro que ello implica. Evidentemente toda la planificación y elaboración fue por codicia, por saciar su hambre de riqueza de dinero, obtuvieron dinero que una persona honrada jamás podrían obtener, llegando con ello tener bienes, viajes al extranjero, viviendas. En ese sentido era reprochable una actitud de esa naturaleza, de la forma que la ejecutaron los imputados", explicó el fiscal Eduardo Baeza.

Si bien se logró esclarecer los hechos y la detención de los imputados, la fiscalía aún no recupera la totalidad de los montos sustraídos, más de 5 mil millones de pesos. "Lo importante no es la recuperación del dinero, sino que dimos con la banda de imputados que lo cometieron. Para nosotros la búsqueda del dinero es sólo un medio de prueba para acreditar la existencia del delito y la participación de los imputados, puesto que el dinero se encontró en su poder. Hay un sinnúmero de vehículos y propiedades. Se ha recuperado un 10% de lo robado", dijo.

Con respecto a los sujetos que aún se encuentran prófugos, el fiscal Baeza confirmó que las autoridades europeas, especialmente las italianas donde se vío por última vez a Kevin Olguín Sepúlveda llevando una vida de lujos, ya están con todos los antecedentes sobre la mesa. "El proceso de extradición y los antecedentes se encuentran en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Tengo conocimientos que los antecedentes ya salieron a Europa y ahora es resorte de las autoridades europeas dar con el paradero de é (Kevin Olguín), apresarlo y enviarlo a nuestro país", aseguró.