Luis Toledo, el fiscal que lidera el equipo investigativo del llamado "Caso Caval", desmintió este viernes de manera categórica cualquier intento o voluntad de ocultar pruebas en el marco de la reciente formalización de 13 personas -más una jurídica- y entre las cuales destacó la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon.

En diálogo con T13 Radio, el persecutor fue enfático en señalar que "si alguien tiene algún antecedente de que este fiscal escondió pruebas, por cualquier motivo, por favor que haga la denuncia y sino que se calle".

A continuación, Luis Toledo indicó que intentos de instalar esta versión en la opinión pública son "de la máxima gravedad", junto con asegurar que "me preocupa el matiz o interés de la noticia, diciendo que voluntariamente habría escondido material".

"Puede haber personas que quieran dar a conocer los antecedentes (de la carpeta investigativa del caso) a los medios de comunicación, para hacer pensar a la comunidad que la fiscalía forma parte de un negociado", complementó.

Otras las críticas que abordó el fiscal fueron las medidas cautelares otorgadas por el tribunal: "Es una victoria por así decirlo, es una forma bastante positiva obtener una condena remitida gravosa".

Por último, el persecutor recordó que si durante la investigación aparecen "elementos de prueba que sean suficientemente poderosos para imputar nuevos cargos contra cualquiera de los formalizados o respecto de otros así va a ser. Ese es el propósito de pedir un año (de plazo)", cerró.

Los dichos del fiscal se enmarcan en respuesta a un artículo publicado por la revista Qué Pasa durante este viernes y que da cuenta de una serie de antecedentes que no fueron exhibidos en la pasada audiencia, los cuales serían "clave" para el desarrollo de la investigación.

PUB/VJ