El fiscal occidente, José Luis Pérez Calaf, salió al paso la tarde de este lunes a las críticas realizadas por los querellantes en el llamado "Caso Tsunami" tras confirmarse la salida alternativa a la que podrán acceder los seis imputados, la cual consiste en el pago de un indemnización a los familiares de las víctimas del terremoto y tsunami de febrero del año 2010, una declaración donde pidan perdón y mantener una conducta intachable durante un año.

Carlos Fairlie, uno de los abogados representantes a los ciudadanos de la zona de Constitución, advirtió en la previa a la comunicación con el persecutor que "esto fue un acuerdo a espaldas de las víctimas, y de esa perspectiva no podemos estar conformes con algo que ni siquiera fue comunicado en su oportunidad", no descartando recurrir a instancias superiores para que esta determinación quede sin efecto.

En conversación con los medios -y tras reunirse con los abogados-, fue el propio fiscal Pérez Calaf quien indicó que "este es un caso muy complejo. Nunca en nuestro país se ha hecho una investigación tan acucioso para buscar y arrojar verdades. La Fiscalía levantó cargos a personas, a ninguna de ellas la Fiscalías las acusó por hechos intencionales. Creemos que no necesariamente una sentencia puede reparar a un familiar de una víctima".

"Para mí, lo que ha primado, es el interés de las víctimas. Tiene que haber una reparación efectiva, quizás no es la que esperaban, pero es algo más incluso a lo que tendrían derecho al finalizar el juicio. Cuando nos sentamos a buscar salida, buscamos buscan compensación para las víctimas", señaló.

Por último, el fiscal Pérez Calaf expresó que, de acuerdo a los antecedentes existentes, quedaban "dos alternativas (...) No siento que sea un fracaso una salida alternativa. En lo personal, yo quería llevar a juicio a los acusados de la Armada, dentro del Ministerio Público se discutió. Le aseguro que, no importa la salida a la que se llegue, no dejará contentos a todos".

Noticia en desarrollo.

PUB/VJ