“Tenemos evidencia que es contundente para la determinación de la participación de cada uno de los imputados en los hechos por los que se les va formalizar”. Así lo indicó esta tarde el fiscal Marcelo Cabrera, de la Fiscalía Centro Norte, al referirse al trabajo conjunto realizado con Carabineros de Chile, que permitió la detención de siete personas implicadas en el ataque sufrió la Iglesia de la Gratitud Nacional, el 9 de junio pasado.

Según informó el fiscal, gracias al trabajo conjunto realizado por la Fiscalía Centro Norte y el Departamento de Inteligencia de Carabineros, “pasamos de tener sujetos absolutamente indeterminados y encapuchados, a individualizarlos mediante distintas pruebas”, lo que permitirá su formalización.

De acuerdo con la investigación, los detenidos, 4 menores de edad y tres adultos, tendrían distintas participación en diferentes ilícitos. "Estos delitos son daños a monumentos nacionales, consistente en el rayado del exterior de la Iglesia, que es patrimonio nacional, y la rotura de la puerta; ultraje a objetos de culto, por sacar un crucifijo desde el recinto, romperlo y realizar acciones de menoscabo; hurto simple, por la sustracción de una caja con ropa que estaba en la iglesia; y desórdenes públicos, por las piedras lanzadas a funcionarios de Carabineros durante la manifestación.

El fiscal Cabrera precisó que la detención de los imputados fue posible gracias a que se trabajó de manera muy detallada desde el punto de vista de definir cada uno de los hechos y el grado de participación de los imputados en ellos.  Agregó que a todos los sujetos que fueron detenidos hoy en sus domicilios, se les encontraron las mismas vestimentas con que causaron los distintos daños  a la Iglesia de la Gratitud Nacional y los desórdenes en sus alrededores.