El fiscal adjunto de Rancagua, Pablo Muñoz, confirmó que está investigando la muerte de dos menores del Pequeño Cottolengo, organismo acreditado por Sename. 

Se trata de un menor de 14 años de nombre Francisco, que murió en el Hospital Regional de Rancagua, también por un paro cardiorrespiratorio, el 17 de junio, es decir, dos días después del deceso de la joven de 16 años Tania Osorio, caso que se conoció hoy tras ser publicado por The Clinic.

En todo caso, el fiscal aclaró que la querella por esta muerte sólo fue presentada ayer miércoles por el Sename, tras lo cual encargó las primeras diligencias a la Brigada de Homicidios de la PDI de Rancagua. 

Muñoz dijo que se investiga un posible cuasidelito de homicidio por parte de las personas que estaban a cargo del bienestar tanto de Francisco como de Tania. Se sospecha que no cumplieron con diligencia sus labores. 

Los casos de Tania y Francisco se suman a la muerte de Lisette, una niña de 11 años, quien falleció al interior del centro de protección Galvarino, ubicado en la comuna de Estación Central, y al fallecimiento de Rechel Contreras, de 10 años, que murió en un centro un centro ubicado en la región de O’Higgins. 

PU/AOS