Una serie de allanamientos, en el marco de la investigación a Rafael Garay, se realizaron durante el transcurso del fin de semana y también el día lunes. Durante el fin de semana la Brigada de Delitos Económicos (BRIDEC) de la Policía de Investigaciones (PDI), retiró las fichas con el historial médico de Garay desde las inmediaciones de la Clínica Indisa. Recordemos que el economista decía padecer cáncer terminal antes de viajar a París.

El Subprefecto José Gutiérrez, jefe de la brigada de delitos económicos de la Región Metropolitana, declaró que desarrollaron dicha incautación en el marco de una orden emanada desde el Septimo Juzgado de garantía de Santiago, a petición del fiscal José Morales. “Se llevo a cabo simultáneamente la entrada a registro e incautación de toda la documentación asociada a la investigación que se esta desarrollando (…) Tenemos que analizar documentación, revisar antecedentes”, manifestó el subprefecto Gutiérrez.

El día lunes, la BRIDEC continuó su trabajo realizando estos allanamientos, esta vez en la casa y la oficina del economista Rafael Garay. El departamento se ubicaba en la comuna de Lo Barnechea y su lugar de trabajo en Bellavista. Se incautaron documentos de contabilidad y también computadores.

Conclusiones

Previo a los allanamientos, el fiscal a cargo del caso José Morales, señaló en la solicitud de entrada, registro e incautación que realizó ante la jueza del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, Marcia Figueroa Astudillo, que “no existen registros de atención médica tanto en Chile como en Francia, donde supuestamente se trataría por un cáncer terminal”.

En un documento, al que tuvo acceso Radio Bío Bío, la jueza Marcia Figueroa Astudillo, señala que “de acuerdo a lo expresado por el señor fiscal, efectuadas las pesquisas correspondientes el imputado no registra cuenta en dicha institución financiera (Banco HSBC) y, además, no hay registro de su atención médica en Chile como tampoco en Francia, país en el cual se encontraría en tratamiento, determinándose que viajó posteriormente a Rumania, lugar de su último paradero donde solicitó un certificado de soltería”, por lo que finalmente se confirmaría que al menos en Chile no existe registro alguno de esta supuesta enfermedad.