Con arraigo nacional, prohibición de acercarse a la Iglesia de la Gratitud Nacional y prohibición de participar en marchas, quedó el joven de 15 años que fue el octavo formalizado por el ataque a ese templo en junio pasado, cuando se desarrollaba una protesta estudiantil.

En la ocasión, encapuchados sacaron un Cristo y lo destruyeron en la calle. Además, sacaron documentos y pertenencias de personas en situación de calle.

El adolescente identificado con las iniciales F.A, fue detenido ayer en el aeropuerto cuando regresaba junto a su familia desde Punta Cana.

Según las pruebas presentadas, el menor habría sacado cajas con ropa destinada para indigentes.

Una de las medidas será que cada vez que haya marchas, F.A deberá solicitar un certificado de asistencia a clases o presentarse a la 48 Comisaría de Asuntos de la Familia.

PUB/CM