La fiscal de Pozo Almonte, Jocelyn Pacheco, formalizó hoy a Pablo Palape Lucas e Iván Molina Rojas, dueño y operador, respectivamente, de los juegos inflables de Pica, por cuasidelito de lesiones graves debido al accidente ocurrido ayer en un colegio, donde resultaron niños heridos.

El incidente ocurrido ayer al interior de la escuela F-100 de Pica, región de Tarapacá, dejó a un menor grave, seis niños con heridas de consideración, y otros 21 policontusos.

Entre los menores heridos, se informó que son niños de 7º y 8º año básico del mismo establecimiento. Uno de ellos, de 14 años, resultó con heridas de gravedad, por lo que debió ser trasladado en helicóptero de Carabineros hasta el Hospital Regional de Iquique. De acuerdo al parte médico, tiene un TEC cerrado en evolución, aunque fuera de riesgo vital.

Además hubo seis niños con heridas de consideración, los que fueron trasladados al mismo centro asistencial en ambulancias SAMU. En tanto otros 20 niños presentaron lesiones menores, siendo asistidos en Pica y Pozo Almonte.

La fiscal señaló en la audiencia que hubo negligencia por parte de los imputados en la instalación del juego, específicamente en la falta de anclaje del mismo, lo que provocó que el juego se volteara con los niños arriba de éste.

Los sujetos quedaron con las medidas cautelares de firma mensual, arraigo nacional y prohibición de participar en un evento público con la instalación de juegos inflables.

ATON/MM