Con la medida cautelar de firma quincenal y con prohibición de acercarse al denunciante quedó un sujeto que fotografiaba y filmaba a clientes de moteles del sector oriente de Santiago con el objetivo de extorsionarlos. 

Según informó la PDI, el sujeto identificado como Gonzalo Moya (28), se hacía pasar por un investigador privado que había sido contratado por uno de los cónyuges para descubrir una presunta infidelidad. 

Moya, mediante comunicación telefónica, le informaba a sus víctimas sobre los archivos gráficos de la supuesta infidelidad a su pareja y les pedía dinero a cambio de no informar y hacer desaparecer las pruebas de la adulterio a cambio de una cifra cercana de los 2 millones de pesos . 

El dueño de un motel de la comuna de La Reina se percató del delito y denunció a la policía el hecho. Moya fue formalizado y quedó con firma quincenal y con prohibición de acercarse al denunciante. 

PUB/CM