La jueza Paola Robinovich, del Tercer Juzgado de Garantía de Santiago, dio lugar a la solicitud de extradición activa de Rafael Garay, el ingeniero comercial querellado por estafa piramidal. También acogió su prisión preventiva anticipada, que es el paso previo a su solicitud de extradición. 

En la argumentación de su resolución, la magistrada dijo que no se había presentado ningún antecedente en la audiencia de formalización que diera cuenta de su supuesta grave enfermedad, el supuesto cáncer cerebral, incluso después que la jueza le preguntara directamente a la defensa de Garay acerca de ese tema. 

También acogió la prisión preventiva anticipada del ingeniero comercial detenido actualmente en Rumania, precisamente para llevar adelante el proceso de extradición y porque existe el peligro de fuga del imputado, aclarando que el mejor argumento al respecto fue la realización de la audiencia en ausencia del imputado. 

Rafael Garay fue formalizado por 37 delitos de estafa por un monto que bordea los $ 2.000 millones. 

En la audiencia, el ex fiscal nacional Sabas Chahuán, en representación del periodista Iván Núñez, presentó la quinta querella por estafa en contra del Garay, precisando que en este caso, al igual que en las otras acciones legales, la base operativa fue el engaño que practicó el imputado contra sus víctimas. 

Por su parte y luego de la audiencia, el fiscal Centro Norte, José Morales, aclaró que la prisión preventiva es uno de los requisitos que exige la ley “para los efectos de solicitarle la extradición. Obviamente, esto no es una prisión preventiva para el Estado requerido, sino que el establecimiento de los mismos requisitos que tiene la prisión preventiva para los efectos de conceder una extradición”. 

También el persecutor dijo estar al tanto que Garay solicitó asilo político en Rumania, diciendo que “la verdad es que desconozco las razones y los motivos que ha señalado esa persona, y esperemos que eso no dificulte de ninguna manera que sea traído a Chile efectos de ser juzgado”. 

Dijo que lo que ahora sigue en la causa es que los antecedentes presentados al tribunal pasan a la Corte de Apelaciones de Santiago y que “luego la Corte de Apelaciones de Santiago se pronuncia, y después de este pronunciamiento, en el evento que este sea positivo, los antecedentes pasan al ministerio de Relaciones Exteriores, que tiene que hacer ya el trámite de Estado a Estado, y esto posteriormente pasa a Rumania, que en definitiva decide el trámite respecto de extradiciones pasivas”. 

Respecto a cuánto demoraría el trámite en la cancillería antes de enviar la solicitud de extradición a Rumania, el fiscal dijo que son “básicamente administrativos. Esos plazos son los que la misma Cancillería se da, plazos que no dependen de nosotros”. 

En relación a lo señalado por el imputado, respecto a que volvería a Chile solo si tiene garantías de un proceso justo, el fiscal Morales indicó que “estamos en un Estado de Derecho, tenemos Tribunales de Garantía, tenemos un Estado que asegura los derechos de todas las personas, por lo tanto, me parece que respecto de cualquier chileno están dadas todas las condiciones para comparecer en los tribunales chilenos”. 

“Lo importante es que hay un procedimiento de extradición y, si es necesario, esta persona va a ser traída en forma forzada a Chile para efectos de responder esta acción de la justicia. La voluntad de él o no en este caso, la verdad es que es irrelevante”, concluyó 

PUB/CM