Rachas de viento causaron algunos estragos este viernes en la Región de Magallanes, particularmente en la ciudad de Punta Arenas, donde las ráfagas alcanzaron hasta los 120 kilómetros por hora, como se había pronosticado.

Lo que parece una costumbre–y casi parte del atractivo de la región- provocó dificultades para el desplazamiento de los puntarenenses, que desde primeras horas de esta jornada soportaron fuertes ráfagas de viento.

Fue tal la intensidad de las rachas registradas, que en la Costanera un carro de comidas fue volteado por la fuerza del viento. En calle La Roca, en el sector de Plaza de Armas de la ciudad, donde habitualmente se hace sentir con fuerza la voluntad del Dios Eolo.

Además, se reportaron voladuras de techumbres en algunos sectores de la capital de la Región de Magallanes.

Sin embargo, la tormenta no fue impedimento para que los habitantes de la austral ciudad hicieran su vida con normalidad y en el centro se pudo apreciar un funcionamiento normal de comercio y servicios, además de las ya clásicas cuerdas que permiten afirmarse ante los golpes de viento.

Las condiciones climáticas habían sido pronosticadas por la Dirección Meteorológica de Chile y la Onemi regional, organismos que había´n emitido una alerta respecto de la intensidad de los vientos esperados para la zona durante estas jornadas, condiciones que se mantendrían hasta este sábado, de acuerdo a la predicción oficial.

PUB/CM