El constructor naval francés DCNS fue víctima de una fuga masiva de informaciones técnicas confidenciales sobre los submarinos Scorpene, modelo utilizado por las armadas de Chile, India y Malasia, informó el miércoles el diario The Australian.

El grupo DCNS, 62% propiedad del Estado francés, dijo a la AFP que las autoridades francesas de seguridad están investigando esta fuga, sin dar más detalles.

"Esta investigación determinará qué documentos fueron objeto de estas fugas, los perjuicios eventuales para nuestros clientes y las responsabilidades", agregó el grupo.

Las 22.400 páginas divulgadas, que el diario australiano afirma haber consultado, detallan las capacidades de combate de los Scorpene, concebidos para la marina india. Chile y Malasia compraron también varias unidades.

Brasil también desplegará estos submarinos a partir de 2018. 

Este caso preocupa también a Australia, que otorgó en abril un contrato de 50.000 millones de dólares australianos (38.000 millones de dólares US) al grupo DCNS para concebir y fabricar su próxima generación de submarinos.

Aunque el primer ministro de Australia Malcolm Turnbull, relativizó su impacto para su país.

"El submarino que estamos construyendo o que vamos a construir con los franceses se llama Barracuda, y es totalmente diferente al submarino Scorpene concebido para la marina india", dijo en el canal australiano Channel Seven.

Los documentos filtrados describen las sondas de los submarinos, sus sistemas de comunicación y de navegación y 500 páginas tratan exclusivamente el sistema de lanzatorpedos, precisó The Australian.

Según el diario, la DCNS habría sugerido que la fuga podría provenir de India y no de Francia.

Los datos podrían haber sido sacados fuera de Francia en 2011 por un ex oficial de la marina francesa que, en ese entonces, era un subcontratista de la DCNS.

Los documentos podrían haber transitado por empresas del sudeste asiático antes de ser enviadas finalmente a una empresa en Australia, añade el diario.

El ministro indio de Defensa, Manohar Parrikar, ordenó que se lleve a cabo una investigación sobre la información revelada por The Australian.

"Le pedí al comandante de la marina investigar y descubrir lo que se ha filtrado y lo que nos concierne a nosotros", dijo Parrikar a la prensa en India.

"Entiendo que se trata de un pirateo informático", agregó, sin dar más detalles.

El contrato de los submarinos australianos regresó a la DCNS, pero el sistema de combate secreto de los 12 submarinos Shortfin Barracudas es suministrado por Estados Unidos.

Los submarinos australianos son versiones reducidas de los Barracudas franceses.

La página web de la DCNS afirma que el Scorpene está equipado con la tecnología más avanzada, convirtiéndolo en el más letal de los submarinos de tipo convencional. 

Versión de la Armada de Chile

Tras la filtración y analizar los antecedentes, la Armada de Chile emitió un comunicado, que apunta a que los submarinos de Chile no presentan las mismas características de los que figuran en la filtración.

El institución militar aseguró: “Frente a las publicaciones de prensa respecto a filtraciones de informaciones que sufrió el constructor naval francés DCNS, respecto de detalles técnicos sobre los submarinos Scorpene, la Armada de Chile aclara lo siguiente:

- La supuesta filtración señala características de submarinos fabricados para otro país, no teniendo ninguna relación con nuestra Institución.

-Las características técnicas de la construcción de las unidades son diferentes para cada país, de acuerdo a sus propias necesidades y requerimientos”.

PUB/AOS