Luego del duro informe hecho por la comisión de visitas de cárceles de la Corte de Apelaciones de Santiago, que criticaba las condiciones que deben soportar los reos en varios recintos de la Región Metropolitana, desde Gendarmería también se refirieron al documento. 

"Gendarmería valora el trabajo de análisis y evaluación permanente que el Poder Judicial hace a los recintos penitenciarios, ya que son un elemento relevante para que sigamos trabajando en mejorar y brindar un adecuado espacio de habitabilidad, a todas las personas privadas de libertad que están bajo custodia", dijo el Director Nacional (s), Freddy Larenas Durán. 

Desde la institución, además, afirman que el escrito entregado por la comisión y que revisó el estado de trece centros de detención de la región, les será útil para poder trabajar a futuro, teniendo en cuenta las falencias del sistema. 

"Debemos hacer hincapié en que Gendarmería está a cargo de 42 mil personas privadas de libertad, distribuidas en 88 recintos penitenciarios del país, en cada uno de ellos aplicamos distintos programas que fomentan la reinserción, entre los que destacan, la educación, el deporte y la religión. Para esto, el informe del Poder Judicial es un insumo más que utilizaremos para mejorar y seguir trabajando con el profesionalismo y dedicación que caracteriza a Gendarmería", agregó la autoridad. 

"Hermanos pobres"

Por su parte, Joe González, presidente de la Asociación Nacional de Suboficiales de Gendarmería, criticó a los políticos respecto a esta situación, indicando que ninguna administración se ha hecho cargo de los problemas reales.

A la luz del informe, dijo a Radio Cooperativa que “es aquí donde los Gobiernos de turno no han asumido esta crítica”. 

“Lamentablemente hemos visto aquí solamente los esfuerzos del Gobierno que se enfocan principalmente en Carabineros, Investigaciones y el Ministerio Público”, precisó el dirigente.

Tras ello agregó que “el hermano pobre siempre es Gendarmería y créanme que he visto de todo: basura, hacinamiento de la población penal, chalecos antibalas que estaban amarrados con alambre”. 

PUB/JLM