"Estamos aquí por nuestros pacientes, a quienes nos debemos. No queremos reivindicaciones para los funcionarios, queremos la dignidad mínima para nuestra población". A través de estos dichos los funcionarios del Hospital San Juan de Dios informaron el inicio de una paralización al interior de la unidad de Urgencia. 

Según Rodrigo Gruebler, presidente de la multigremial del hospital, las condiciones actuales no "permiten entregar la atención digna y de calidad que profesan las autoridades ministeriales".

A partir del colapso vivido este lunes, los funcionarios presentaron un petitorio interno a las autoridades. La normalización en las atenciones dependen del grado de acuerdo al que se llegue durante la reunión entre dirigentes y autoridades que se realizará este jueves a las 15 horas.

Gruebler comentó a Publimetro que por más críticos. Sin embargo, aquellos casos menos complejos están siendo derivados a los diferentes establecimientos del sector.

En cuanto a la demanda de los funcionarios, el comunicado leído por el dirigente durante esta mañana es drástico en afirmar que "el modelo de salud que tenemos en Chile no está dando abasto".

"En el San Juan de Dios, el espacio físico y los recursos materiales y humanos dan una capacidad de atención máxima para 46 usuarios en camillas y en condición medianamente aceptables. El día lunes llegamos a tener 94 pacientes", asegura.

"Este colapso de la Urgencia es signo de una enfermedad que se comienza a manifestar de manera visible a la ciudadanía. Quienes nos atendemos en la Salud Pública de Chile sabemos que los síntomas existen hace mucho tiempo. El diagnostico esta hecho, el tratamiento ha sido insuficiente", agregó.

Junto a los cuestionamientos al sistema en general, la posición de los trabajadores es drástica a la hora de criticar la administración del hospital, particularmente la gestión de la Subdirección Médica a cargo de la doctora Margarita Samamé.

"La mala gestión de algunos, la deficiente infraestructura que existe, ya intervenida en varias oportunidades, no logra cumplir con más del 50% de las normas técnicas que establece el ministerio", sentencia la misiva.

PUB/SVM