El diputado independiente Gaspar Rivas respondió este martes a la querella presentada en su contra por el empresario Andrónico Luksic por "injurias graves".

Esto luego que el parlamentario indicara durante una sesión de la Cámara Baja que el controlador del grupo Quiñenco era el "máximo delincuente" del país, culpándolo de las inundaciones que afectaron a Providencia tras el desborde del río Mapocho.

Ante esto, Rivas aseguró que "yo no me voy a arrepentir de nada de lo que haya dicho. Lo que dije tenía convicción de decirlo y no tengo por qué pedir disculpas por decir lo que siento y lo que miles de chilenos y chilenas comparten".

"Es triste que en este país los poderosos que hoy no tienen tapujo ni pudor alguno para decirle a los chilenos que son poderosos, tengan que ser tratados de esa manera por una autoridad pública para que bajen del olimpo", afirmó.

Respecto a sus duras palabras contra Luksic emitidas en el hemiciclo, remarcó que "no creo haber cometido un error. Yo incluso lo había dicho antes que en la Sala a través de las redes sociales".

Consultado por la revisión que hará la comisión de Ética de la Cámara esta jornada sobre el episodio, señaló que "además de hacerme perder el tiempo no sé qué más me puede esperar a parte de una multa o una sanción parlamentaria".

"Yo no tengo ningún problema en renunciar al fuero parlamentario en el evento de que resulte ser renunciable (...) no tengo por qué esconderme detrás de un fuero. Al señor Luksic yo lo voy a enfrentar como cualquier ciudadano, como un pobre diputado frente a un poderoso", agregó Rivas finalmente.

PUB/CM