Mediante un comunicado, Gendarmería entregó su versión sobre el significativo aumento de libertades condicionales concedidas a presos de diversas regiones del país, contestando de esta manera a la Corte Suprema, la cual durante esta jornada, señaló que el beneficio fue adoptado por petición del organismo responsable del sistema carcelario. 

En la misiva, la institución no confirma ni descarta aquella petición, aunque asegura que ellos son responsables de calificar a cada uno de los reos, pero es la Corte de Apelaciones a quien le corresponde tomar la decisión.

"La función de Gendarmería es elaborar el listado de aquellas personas que cumplen con los requisitos que la ley establece para ser presentados a la Comisión de Libertad Condicional, la que se encuentra conformada íntegramente por miembros del Poder Judicial", afirma.

Al respecto, indica que  l a postulación al mencionado beneficio es un derecho del interno, sin embargo, enfatiza en que "la decisión es tomada por la Comisión de Libertad Condicional de cada Corte de Apelaciones a lo largo del país".

De acuerdo a dichos informes, Gendarmería comenta que entre los postulantes pertenecientes a Valparaíso, sugirieron no otorgar el beneficio a 528 internos, no obstante aquello, "la Comisión de Libertad Condicional, en uso de sus facultades legales, decidió concederles el beneficio a 788 internos incluyendo a aquellos que contaban con informe desfavorable por parte de Gendarmería", finalizó. 

Según lo expresado por el vocero de la Corte Suprema Milton Juica, la liberación de reos fue “para reducir el nivel de hacinamiento en las cárceles”, ya que “se registra un promedio aproximado de 60% de la sobrepoblación penal”, y que los jueces operaron sobre “la base de una proposición de un órgano vinculado al Ministerio de Justicia que es Gendarmería”.

PUB/SVM