En el último informe evolutivo sobre el sacerdote John O'Reilly, investigación elaborada por Gendarmería de Chile, la institución informó que el religioso, sentenciado a cuatro años de libertad vigilada por abuso sexual reiterado en contra de una menor de edad "mantiene la negación de la ejecución de las conductas ilícitas por las cuales fue condenado". 

El sacerdote, perteneciente a la orden de los Legionarios de Cristo, fue condenado en noviembre de 2014 por el Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago, corte que lo sentenció por los ilícitos cometidos contra una ex alumna del Colegio Cumbres, establecimiento de educación particular en donde O´Reilly oficiaba como director espiritual. 

En su momento, el Ministerio Público solicitó una pena de diez años y un día de presidio para el clérigo y Gendarmería en su informe previo al fallo, estableció que O´Reilly no estaba apto para cumplir su condena en libertad. 

Según consignó Emol, medio que tuvo acceso al informe de Gendarmería, el período de evaluación del religioso corresponde a los meses de julio a diciembre de 2015. 

En el documento se establece que en su tiempo libre, O´Reilly "mantiene espacios de oración, efectúa ejercicios en bicicleta estática, lee documentos referidos a la congregación y escribe un libro relacionado con su experiencia judicial". 

Además, el informe señala que el sacerdote se encuentra en tratamiento psiquiátrico por un cuadro angustioso ansioso depresivo

PUB/VJ