El Juzgado de Garantía de Calama aprobó la suspensión condicional del procedimiento propuesta por el Ministerio Público para 12 de 17 gendarmes que fueron imputados e investigados por su responsabilidad en los tormentos y torturas aplicadas a internos recluidos de la cárcel de esa ciudad, el año 2013.

La resolución fue adoptada por la jueza Paulina Rodríguez, quien luego de aprobar la salida alternativa propuesta en favor de los imputados detalló las condiciones que deberán cumplir durante un año.

Los doce funcionarios de Gendarmería tuvieron distintos grados de participación y responsabilidad en los hechos ocurridos el 28 de julio de 2013, en los que 22 internos del Centro de Detención Preventiva de Calama sufrieron una brutal golpiza.

Entre las condiciones que implica la salida alternativa, el tribunal dispuso la obligación de firma mensual, así como comprar seis equipos completos para siete jugadores (camiseta, pantalón, medias) para la práctica de baby fútbol; seis balones de baby fútbol y cuatro juegos de mallas para arcos.

Además, cada imputado deberá aportar la suma de 70 mil pesos para adquirir textos o libros educativos, previa coordinación con el profesor encargado del programa educativo del Centro Cumplimiento Penitenciario de Calama.

De los 12 gendarmes, dos de ellos tendrán que realizar charlas trimestrales sobre Derechos Humanos a funcionarios e internos del establecimiento penitenciario en que se desempeñen.

PUB/CM