Hace siete meses asumió el general director de Carabineros, Bruno Villalobos Krumm. Este martes, el ex Director Nacional de Inteligencia, Drogas e Investigación Criminal, en entrevista con Publimetro, hizo un primer balance de su gestión, a propósito del aniversario de la institución que este miércoles cumple 89 años. Ello en medio de la preparación de su discurso oficial, el que adelantó será “conciliador” y entregará un profundo mensaje a la ciudadanía.

Usted asumió el cargo en medio de un contexto más bien adverso, con altos índices de temor de la ciudadanía, alzas en los delitos violentos y serias críticas a la agenda antidelincuencia del Gobierno. A siete de meses de su gestión, ¿cómo evaluaría este proceso de lograr la confianza ciudadana y disminuir la delincuencia en el país?

- Los carabineros somos disciplinados, constantes y perseverantes. Y en ese sentido, estamos trabajando todos, en todo nivel y estamento, para alinearnos hacia un fin que día a día cobra más sentido en nuestras filas: traspasar la inseguridad desde las personas hacia los delincuentes. La ciudadanía lo ha visto, estamos encima de los delincuentes, a un paso. Nuestros tiempos de reacción siguen mejorando, y no dudamos en enfrentarlos decididamente. Ellos han tomado nota del mensaje, saben que a quien levante un arma o ataque a un carabinero no le va a ir nada de bien.

Según las últimas cifras entregadas por la Subsecretaría del Interior, en estos últimos meses hubo una baja del 4% en los delitos y contra la propiedad, y un 6% en otros ilícitos. ¿Cuál cree usted que ha sido la clave para lograr esta disminución en las cifras?

- Sin duda hemos tenido bajas relevantes en las cifras criminales. Estamos haciendo las cosas con energía, eficiencia, con inteligencia. La clave es que nuestras estrategias están siendo perfeccionadas permanentemente con creatividad, con espíritu, con misiones bien claras. Además, estamos inyectando componentes necesarios de bienestar para nuestros carabineros, apoyo a quienes ejercen el mando y mejoras en los procesos de gestión de manera de que se note en las calles que estamos más presentes que nunca. Ser la frontera entre ciudadanos y delincuentes, es un concepto con el que comenzó mi gestión y se va internalizando a diario en cada cuartel, en cada servicio policial.

Ante los ataques incendiarios a casas, camiones y empresas en el sur del país, usted mencionó que Carabineros está ejecutando un plan estratégico que permita disminuir este tipo de delitos. Potenciar control y prevención (detenidos), persecución criminal, acercamiento con las comunidades, medidas cautelares, tecnología, entre otros aspectos. ¿Cómo evalúa los primeros resultados de este plan y qué cree usted que falta por mejorar?

- Hemos tenido detenciones e incautación de armas. Es decir, ha habido resultados en nuestro ámbito de competencia. Nosotros detenemos y entregamos los detenidos a la justicia. Ese es nuestro trabajo. Y sobre las mejoras, yo diría que hay que ir realizando ajustes, hay que ir asentando y consolidado servicios. Quisiera reiterarle que hay procesos que toman su tiempo, varios meses e incluso años, antes de tener resultados efectivos y que realmente impacten en una sociedad en materia de bajar la inseguridad. Hay procesos de reformas de instituciones que abarcan una década. Nosotros estamos agilizando lo que más podemos nuestros procesos, pero la labor de Carabineros tiene sus tiempos, porque queremos hacer las cosas bien y no sólo presentar medidas de parche.  

Esta estrategia de trabajar en red, ustedes también la están implementando en municipios, como por ejemplo, a través de cursos y seminarios de Coordinación de Análisis Criminal con los alcaldes. ¿Cómo ha resultado esta experiencia de enfocarse mucho más a las acciones de prevención?

- Estamos en una fase de implementación, de trabajo duro para configurar equipos de trabajo. Pero sin duda que todo suma. El trabajo coordinado con municipios, con juntas de vecinos, no puede más que tener impacto en la labor de prevención. Es el vecino, el integrante del barrio, el que mejor sabe qué necesita, cuándo y cómo en materia de prevención.

Aniversario institucional

Este miércoles 27 de abril será su primer aniversario al mando de la institución. ¿Cómo ve al carabinero?

- Estamos a punto de cumplir 90 años, en 2017. Yo veo al carabinero del centenario como un profesional integral y hacia allá van los desafíos. El carabinero del centenario va a servirse de la tecnología y de mejores herramientas en su formación para abordar el fenómeno delictivo, no sólo desde el punto de vista de la operación en la contingencia diaria, sino que desde el análisis integral. Su piso de conocimiento le permitirá mayor eficiencia para anticiparse a la delincuencia, para evitar que surja, para controlar incluso los factores que influyen en su generación. De hecho, en eso trabajamos desde ya, para que se vaya puliendo en un proceso que no es inmediato, que en muchos casos toma varios años. Ya ve usted: procesos como los de un nuevo sistema penal u otros que han requerido hartos años para comenzar a consolidarse.

¿Y cómo será el tono de su discurso?

- Conciliatorio. Hablando en general, mi discurso aborda dos cosas: las formas en cómo estamos trabajando el tema de la delincuencia y un poco que la ciudadanía pueda entender la función que nosotros cumplimos. Queremos que la gente nos conozca. Hay mucha gente que a veces habla, y a veces causa mucho daño.

¿Le duelen esas críticas?

- Nos duele que no reconozcan el trabajo sacrificado de los carabineros. Estamos acostumbrados a actuar y trabajar sin esperar recompensa. Entonces, que haya una mala comprensión del trabajo y falta de reconocimiento es muy doloroso.

¿Qué cree usted que falta por mejorar, no sólo en Carabineros, para ganar esta lucha contra la delincuencia?

- Falta mucho por hacer. Y siempre hay espacio para mejorar. Pero hay cosas que tenemos que ir viendo y afinando, desde conductas criminológicas y leyes, mejorar nuestros procedimientos y mejorar nuestros protocolos, como lo hacemos a diario. Es una sumatoria de todo.

En ese sentido, ¿existe un diálogo permanente con el Gobierno, a fin de trabajar en conjunto?

- Siempre, siempre. Por eso hemos tenido avances.

¿Y cómo está actualmente la relación de la Institución con fiscales y jueces en general, considerando las críticas a estos por el tema de la “puerta giratoria”?

- El perfeccionamiento del trabajo coordinado con todos los actores de la persecución penal es uno de los ejes de mi gestión. Es con todos ellos que estamos trabajando para afinar las estrategias en conjunto. Y por cierto que periódicamente tenemos reuniones de trabajo y capacitación. Incluso hemos lanzado manuales comunes sobre diligencias y procesos.

¿Siente que ha habido un avance con el Poder Judicial?

- De todas maneras. Tenemos que acrecentar nuestra cohesión de manera de ser un equipo contundente contra la delincuencia, y para ello estamos trabajando coordinadamente, incluso con mucho intercambio de información, porque nosotros en Carabineros creemos en la integración.

Con respecto a mejorar los procedimientos, ha habido una gran polémica a causa del “control de identidad”. ¿Qué opina al respecto?

-Esa u otras herramientas son importantes para la función policial. Nosotros somos respetuosos del Estado de Derecho y con las leyes que tengamos tenemos que trabajar. Para que funcione el sistema tienen que confiar en los carabineros.

¿Qué le diría usted a los detractores del “control de identidad”?

- Tienen que confiar en los carabineros. Los que tienen que preocuparse son los delincuentes. Mira, cuando uno entra a un edificio, en el banco, o en cualquier actividad o concierto, te piden el carné de identidad. ¿Y la policía no puede? Entonces, tienen que confiar en la labor de Carabineros.

Más cercanía

Ha llamado la atención el trabajo comunicacional para acercar a Carabineros a la comunidad. Durante su gestión se ha intensificado la difusión por redes sociales y ha habido todo un proceso de modernización institucional. ¿Ha notado usted un cambio en la percepción ciudadana, en torno al trabajo de Carabineros?

-Tenemos que actualizarnos, no podemos quedarnos atrás con la institución. Diariamente noto que la gente nos manifiesta su apoyo. Así como también me doy cuenta de cuáles son nuestras debilidades, porque las personas también las expresan. Actualmente, quizá con más potencia que antes, dado que hoy hay mayor conciencia ciudadana. El tema de la confianza, le reitero, es capital, porque Carabineros es parte de la sociedad y por ello tiene que haber armonía entre el policía y quien espera de él protección. Estamos trabajando a diario para eso, para ir mejorando situaciones que empañan nuestra labor.

¿Usted se refiere a algunos carabineros que han sido cuestionados por diversos temas?

- No habrá permisibilidad dentro de la institución. Tengo las puertas abiertas para defender a los carabineros, pero actuar cuando alguien se desvía. He tenido que tomar medidas drásticas. Además, he sentido la impotencia de los carabineros, de quienes hacen su trabajo de buena manera, cuando se dan cuenta que hay otros colegas que realizan acciones que se alejan de nuestra ética y doctrina. Mi única respuesta para ellos y para la gente es que en Carabineros no toleraremos esas conductas. Aquí no hay cabida para quiénes traicionen su juramento. Por eso que acogemos toda denuncia, y si se reúnen los elementos para darle cuerpo, entonces vamos a ser implacables en sacar de nuestra Institución a estos malos funcionarios.

Uno de los temas que más ha llamado la atención, en una institución tradicional como Carabineros, ha sido aprobar la Unión Civil de funcionarios del mismo sexo dentro de la Institución. ¿Usted cree que estos cambios obedecen, además de los nuevos tiempos que corren, a la necesidad de la institución de realizar una profunda modernización y el poder conectarse en mayor medida con la ciudadanía?

- En relación a ese matrimonio, lo dijimos, nosotros somos respetuosos de la sociedad y del derecho. Carabineros es parte de la sociedad y si avanzamos un poco más en la idea, Carabineros es la sociedad misma. Nosotros somos ciudadanos. Todos sus matices, virtudes y debilidades están reflejados en nuestros integrantes. La modernización ya partió hace un tiempo en Carabineros y es un proceso que ya no parará más. Es en este proceso que estamos colocando todas nuestras energías en perfeccionar la sintonía con la gente. Vamos actualizándonos con los nuevos tiempos.

¿Cómo ha sido la recepción en las filas de la Institución a todos estos cambios?

- Mire, están todos alineados. Nosotros somos respetuosos de las leyes. Por ejemplo, muchos de nuestros funcionarios están en las redes sociales, como cualquier joven. La idea es adaptarnos a los nuevos tiempos.