El consejo consultivo ciudadano conformado para el proceso de rediseño del Transantiago, ha insistido en sus tres primeras sesiones en la necesidad de modificar el subsidio que actualmente recibe el sistema de transporte capitalino, el que implica el pago por parte del Estado a las empresas para el financiamiento del 40% de su financiamiento. 

La idea del equipo es que los recursos, que se estiman para el 2020 cerca de US$16 mil millones, se destinen a los usuarios, según grados de vulnerabilidad, con el objetivo de reducir la evasión. 

La propuesta, que este miércoles reproduce El Mercurio, ya está en manos del Gobierno, tal como explica el secretario ejecutivo del proceso de rediseño del transantiago, carlos Melo. 

“La hipótesis que hay detrás es que una parte importante de la evasión se justifica por personas que no tienen ingresos suficientes para pagar las tarifas del transporte público y, por lo tanto, en ese grupo hacer un esfuerzo mayor o más enfocado de la inversión del subsidio se traduciría al final del día en una menor evasión”. 

La medida cuenta cuenta con un amplio apoyo en el consejo, así como también la idea de establecer una mayor participación del Estado en dotar al sistema de más infraestructura. 

PUB/NL