Luego del ataque incendiaro que afectó a cuatro máquinas excavadoras utilizadas para la construcción de una central hidroeléctrica en Ralco, Alto Biobío, desde el gobierno regional salieron a rechazar el hecho de violencia y anticiparon que evalúan una posible querella contras los responsables. 

"Estamos evaluando el tema de interponer una querella; tenemos que esperar el informe de Carabineros para poder evaluar los hechos que ocurrieron y también si existen o no responsables", afirmó la gobernadora subrogante de Biobío, Graciela Rodríguez. 

En tanto, el intendente de la región, Rodrigo Díaz, afirmó a Biobío: "Desde el punto de vista investigativo, he instruido a Investigaciones a que aceleren los procesos que están realizando respecto a las pistas que ellos estiman que puedan conducirlos a resolución, obviamente se concreten de una manera que puedan ser consideradas pruebas procesales por parte del Ministerio Público". 

Cabe recordar que este ataque se produjo durante la noche del sábado en el sitio donde se construye la central El Retiro, a 25 kilómetros de Ralco. 

PUB/NL