El canciller Heraldo Muñoz y el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, desmintieron categóricamente la polémica por el supuesto rol que habría tenido el embajador en Brasil, Jaime Gazmuri, por una carta enviada por el Partido Socialista en apoyo a la Presidenta Dilma Rousseff, tras investigaciones por presunta corrupción.

“Las relaciones que Chile mantiene con otros Estados están a cargo de la cancillería y de nadie más, los partidos pueden tener sus vínculos con sus contrapartes internacionales y eso les compete a ellos, pero las relaciones entre estado y estado las maneja esta cancillería”, enfatizó Muñoz.

“No tengo más antecedentes excepto lo que ha manifestado y me ha explicado el propio embajador (Gazmuri), que estuvo hace tres meses acá. Lo invitaron del PS a conversar sobre la situación de Brasil aceptó esa invitación y punto”, agregó.

Muñoz puntualizó que “es absolutamente absurdo pensar en una versión respecto a que el canciller de Brasil le habría pedido (al embajador Gazmuri) interceder ante un partido político de otro país para que se pronunciara sobre asuntos internos de Brasil”.

El canciller también aseguró que “la diplomacia brasileña es seria y profesional y yo he estado en contacto con el canciller brasileño y por cierto él no me ha hecho ninguna solicitud de esa naturaleza ni me ha mencionado algo tan poco creíble como esa situación. Lo descarto y estos temas hay que tratarlos con seriedad”.

Por su parte, el vocero de Gobierno aseguró que, frente a la carta firmada por el PS el pasado 28 de diciembre en solidaridad con la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el Partido de los Trabajadores (PT), en el marco del complejo momento que atraviesan tras investigaciones en su contra, el rol asignado a Gazmuri es “una invención completa.

"El embajador Gazmuri no transmitió ninguna petición de ninguna carta por solicitud del gobierno brasileño", dijo el ministro Díaz, añadiendo que "esa fue una decisión autónoma del Partido Socialista".

La presidenta del Partido Socialista, Isabel Allende, también negó la vinculación del embajador en Brasil por la carta y explicó que en diciembre pasado se invitó a Gazmuri para que entregara su visión sobre la compleja situación política brasileña.

En dicha ocasión, "la mesa del PS tomó la decisión de hacer una carta donde se expresa que nosotros no compartimos la desestabilización a un gobierno elegido democráticamente".

Por esto, Allende fue enfática en decir que "nosotros enviamos esta carta firmada por la Presidenta y por el Secretario General del PS directamente al PT, y por lo tanto nada tuvo que ver el canciller de Brasil o que le haya solicitado a nuestro embajador, para que le pidiera al PS una carta al respecto. Eso es faltar a la verdad".

PUB/CM