El Gobierno mandó este jueves un avión cargado con 17 toneladas de ayuda para las víctimas del terremoto ocurrido el pasado 16 de abril en la zona costera de Ecuador, que dejó 660 muertos e incontables pérdidas materiales.

"Estamos enviando casi 27 metros cúbicos en cajas de leche, frutas, agua embotellada, entre otros alimentos", señaló a los periodistas el ministro del Interior, Jorge Burgos, en el aeropuerto de Santiago.

Agregó que ponen también "a disposición del Gobierno ecuatoriano una serie de expertos en diversas áreas y nuestros organismos técnicos".

Según el ministro, esta muestra de apoyo al pueblo de Ecuador se suma al envío de un grupo de 49 bomberos que colaboraron con la búsqueda de sobrevivientes los primeros días después de la catástrofe.

La zona costera de Ecuador fue azotada por un terremoto de 7,8 grados de magnitud el pasado 16 de abril, que dejó a más de 20.000 personas sin vivienda.

El país enfrenta ahora la reconstrucción de las zonas afectadas que, según el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, "será larga y costosa".

PUB/CM