El Gobierno prepara modificaciones para ampliar y perfeccionar la tipificación del delito de femicidio, incorporando agresiones donde sólo sea necesaria la existencia de una relación sentimental entre dos personas.

Esto, debido a que la legislación chilena establece que el femicidio se configura sólo "si la víctima del delito es o ha sido la cónyuge o conviviente de su autor”, excluyendo a “pololos” o casos relacionados al comercio sexual, según consignó T13.

"Hemos estado trabajando hace varios meses en relación a los diagnósticos de situaciones que tenemos como nudos críticos de la ley de violencia intrafamiliar”, indicó la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Claudia Pascual.

“Aspectos que hemos conversado tanto con las policías como con el Ministerio Público, el Poder Judicial, el Ministerio del Interior, el Ministerio de Justicia y estamos abordando efectivamente propuestas que nos permitan llegar prontamente al Parlamento con propuestas legislativa”, agregó.

La ministra Pascual detalló que la idea es modificar la actual Ley de Violencia Intrafamiliar, como también ampliar las nociones de violencia que actualmente están connotadas en ella.

Desde hace varios meses que estos ministerios buscan la ampliación del concepto, y plantean que mientras exista esta relación sentimental entre dos personas se pueda configurar el delito con penalidades que vayan de los 15 años y un día a presidio perpetuo.

Es por esto, que casos como el de Tania Águila de 14 años, quien hace un año fue asesinada por su pololo, forman parte de las estadísticas oficiales sobre el tema, elaboradas por el Circuito Intersectorial de Femicidio, integrado por el Sernam, Carabineros, el Servicio Nacional de Menores (Sename) y el Programa de Apoyo a Víctimas de la Subsecretaría de Prevención del Delito del Ministerio de Interior.

Otra de las acciones que buscan acabar con la violencia hacia las mujeres viene desde la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, quienes hace unos días comenzaron a discutir varios proyectos de ley que buscan eliminar, para el caso de femicidios, la atenuante N°5 del artículo 11 del Código Penal, relativa a "obrar por estímulos tan poderosos que naturalmente hayan producido arrebato y obcecación".

Esto, luego de que el 5 de abril pasado el Tribunal Oral Penal de Ovalle condenara a 5 años de libertad vigilada a un sujeto que fue encontrado culpable de golpear y apuñalar a su cónyuge, y que consideró como atenuante que se haya enterado de una presunta infidelidad de parte de su esposa.

PUB/CM