Luego de que un grupo de encapuchados ingresara la noche del viernes a un campamento de Forestal Arauco, en Traiguén, quemando tres cabañas y una camioneta, desde el gobierno repudiaron el hecho. 

"Es un acto reprochable, delictual, de una cobardía absoluta y que no puede quedar impune. Yo creo que aquí se trata de esconder lo que realmente son; son delincuentes que tratan de abrazar causas que sin estos delitos podrían ser legítimas; ellos tratan de agarrarse de eso para poder hacer delincuencia pura", señaló a Bío Bío, el intendente subrogante de La Araucanía y gobernador de la Provincia de Cautín, José Montalva. 

En el sitio del ataque también fueron hallados panfletos que mencionaban a presos mapuche y que atacaban directamente al intendente Andrés Jouannet y al ministro del Interior, Jorge Burgos. 

Debido a esto, desde el ejecutivo evalúan presentar una querella en contra de quienes hayan sido los responsables de este hecho.