En el Salón Montt Varas del Palacio de La Moneda, la Presidenta Michelle Bachelet firmó el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre trabajo decente para trabajadoras y trabajadores de casa particular. 

La norma regula asuntos como la promoción y protección de derechos humanos; la protección de abuso, acoso y violencia; condiciones de empleo equitativas; derechos de trabajadores migrantes; descansos; remuneraciones; seguridad y salud en el empleo; seguridad social y medidas de protección e institucionalidad laboral. 

“Éste es un triunfo que les pertenece, junto a las más de 370 mil chilenas y chilenos, y no sólo chilenos y chilenas, sino que además todas las personas de otros países, que se desempeñan al interior de los hogares chilenos”, dijo la Jefa de Estado. 

Destacó que a diferencia de otros países, en Chile este instrumento internacional entrará en vigencia con posterioridad a las normas nacionales específicas: la Ley N° 20.786, sobre trabajadoras de casa particular, que fue promulgada en octubre de 2014. 

“Esa ley que promulgamos en mi primer año de Gobierno, dispone que los contratos deben indicar el tipo de trabajo a realizar y el domicilio específico donde prestar los servicios; fija un límite a la jornada laboral, rebajándola de 72 a 45 horas, en línea con la regla general", recordó. 

También mencionó que esa ley establece descansos, prohíbe el uso obligatorio de uniforme en espacios públicos y dispone que los costos de alimentación y habitación no se pueden descontar de la remuneración del trabajador o de la trabajadora, sino que deben ser cubiertos por el empleador. 

"Hemos avanzado en el cumplimiento de leyes laborales que dignifican el trabajo en Chile, como es el caso del trabajo en casa particular”, concluyó la máxima autoridad del país. 

PUB/SVM