Tras una reunión en La Moneda para analizar la crisis por marea roja, el ministro de Economía Luis Felipe Céspedes aseguró que el Gobierno mantiene la última oferta a los pescadores artesanales y confirmó que están a la espera de la respuesta de los afectados.

La última propuesta conocida del oficialismo consiste en un bono solidario de $300 mil pesos a cada familia y otros tres pagos mensuales de $150 mil.

“No ha habido un planteamiento de los pescadores respecto de la propuesta que hemos hecho en el Ejecutivo, por parte de algunos de ellos hubo un rechazo a la propuesta o por otros una solicitud de mayor análisis”, aseguró Cespedes.

“Nosotros estamos abiertos al diálogo, a la conversación, de forma que podamos ir en ayuda de las persona más afectadas”, agregó.

Asimismo, se refirió a los bloqueos y cortes de ruta en la zona, señalando que eso “implica que no podamos ir con ayuda necesaria con las familias afectadas, no tenemos forma de llegar en muchos casos y por lo tanto eso ha impedido que el Gobierno pueda llegar a esas familias”.

Respecto de las hipótesis que aseguran que el vertimiento de salmones tiene relación con la crisis ambiental, el titular de Economía descartó esto y anunció nuevos estudios. “Vamos a seguir trabajando en los monitoreos y en el trabajo de los grupos de salud para asegurar esta situación para todas la población”, dijo Céspedes.

“Hemos tenido algunos casos donde se han mencionado diversos hipótesis de por ejemplo que el vertimiento de salmones en el mar y su potencial relación con la marea roja, los expertos con los que trabajamos fueron muy claros en descartas dichas hipótesis”, añadió el ministro.

En ese sentido, dijo que “quiero ser muy claro y transparente, nosotros queremos dar toda la seguridad a la población y es por eso que vamos a encomendare a un grupo de científicos independientes que realicen los estudios necesarios para corroborar, y evaluar dichas hipótesis, porque queremos ser transparentes y claros respecto del accionar del Gobierno”.

PUB/CM