Para la semana próxima fue diferida la votación del Bono Atacama en la Comisión de Hacienda de la Cámara, luego que los trabajadores públicos de esa región le doblaran la mano al Ejecutivo y no aceptaran dicho beneficio bajo las condiciones propuestas por el Gobierno, por lo que fue retirada la urgencia.

Esto ocurrió tras una serie de conversaciones que se extendieron durante toda la jornada de ayer en el Parlamento, y donde los trabajadores -en paro indefinido desde inicios de marzo- lograron imponer su postura de no aceptar ciertas condiciones propuestas por el Ejecutivo, relativas a un período acotado para la entrega del bono.

También los funcionarios público y municipales de Atacama lograron que se estableciera una mesa de negociación donde exponer formalmente sus pretenciones, ya no solo respecto del bono en cuestión, sino que en torno a la calidad de vida en la región.

Así, el proyecto de Bono Atacama, que plantea otorgar una asignación de 200 mil pesos, por única vez, a trabajadores que ganen menos de 684 mil pesos, en reemplazo del bono exclusivo que se pagó en 2015, será votado la próxima semana.

“Lo más importante es poder beneficiar con el bono único a la mayor cantidad de trabajadores, porque a diferencia del que nos pagaron el año pasado, que fueron 240 mil pesos por cada trimestre, esta vez serán 50 mil pesos por trimestre”, ha dicho en relación al tema Emilio Díaz, el presidente de la Asociación de Empleados Municipales.

PUB/CM