El ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, afirmó este jueves que se podría analizar la apertura de nuevas plazas de taxis, para incorporar a los servicios de transporte de pasajeros que se ofrecen a través de plataformas como Uber

Tras la polémica y luego que ayer la autoridad asegurara que continuarán multando y retirando de circulación a los transportistas que presten servicio a través de Cabify y Uber por tratarse de un servicio ilegal, el ministro afirmó que si hay “un acuerdo amplio en el Congreso”, se puede modificar el sistema. 

Sin embargo, el secretario de Estado insistió que sin esos cambios, los servicios prestados a través de dichas aplicaciones son de igual forma “un transporte informal y por lo tanto ilegal”. 

Gómez-Lobo, agregó -en entrevista con Canal 13- que “hacer transporte menor sin tener un vehículo habilitado es fuera de norma”.

La polémica está instalada por el rechazo de los taxistas de techo amarillo, quienes argumentan que este tipo de operadores no cumple con las exigentes regulaciones que tiene el país en materia de transporte de pasajeros, lo que se traduce en una competencia desleal. 

PUB/NL