Personal de Carabineros durante este viernes descubrió en la comuna de San Joaquín, Región Metropolitana, una desarmaduría clandestina de vehículos, en cuyo interior se encontraban al menos 15 automóviles encargados por robo.

Según confirmó la policía uniformada, el inmueble funcionaba encubierto como taller de maquinaria, lo que permitía en su interior procesar los móviles sutraidos de manera ilícita a sus dueños.

Precisamente, el robo de un camión en San Fernando permitió dar con este lugar, ya que el vehículo de carga contaba con un dispositivo GPS que señaló su posición.

En el lugar, personal del Serv de Carabineros revisó los automóviles encontrados, constando que algunos ya estaban prácticamente desmantelados.

Extraoficialmente, el avalúo de los autos encargados por robo existentes en la desarmaduría clandestina llegaría a los 100 millones de pesos.

PUB/VJ