El Congreso aprobó ayer el proyecto que crea 15 centros de formación técnica estatales en cada una de las regiones del país. La iniciativa fue aprobada esta mañana primero por la Cámara de Diputados y luego por el Senado, tras lo cual quedó en condiciones de ser promulgada como ley. 

La ministra de Educación, Adriana Delpiano, valoró la aprobación de este proyecto y aseguró que permitirá al Estado “tener participación en un nivel educativo en el que no teníamos ninguna presencia”. 

La secretaria de Estado añadió que los recintos se ubicarán “en ciudades distintas a las capitales regionales, a lo largo de todo Chile” y que brindarán “formación técnica de calidad, de punta y serán una opción educativa para muchos jóvenes en el país”. 

Con esta ley se busca mejorar la provisión de oferta de educación técnico profesional en el país, para subsanar el déficit de técnicos cualificados y la alta desigualdad en la calidad educativa que las instituciones entregan. 

Los quince CFT contribuirán también a descentralizar la oferta educativa, potenciar las estrategias de desarrollo regional, y articular los sectores productivos con necesidades locales. 

Además, se vincularán con establecimientos de enseñanza media técnico profesional y con universidades del Estado acreditada institucionalmente en la región que corresponde. 

La ley establece que estas instituciones se implementarán en forma gradual, por lo que entre 2016 y 2017 deberán entrar en funcionamiento los primeros cinco CFT; entre 2018 y 2019 lo harán los siguientes cinco centros; mientras que los restantes se instalarán entre 2020 y 2021. 

Además de la tramitación legislativa, esta iniciativa también ha implicado diversas gestiones en regiones, donde se han constituido mesas de trabajo encabezadas por los intendentes y en las que participan diversos actores ligados a la formación técnico profesional y los sectores productivos, para definir su ubicación y sus lineamientos. 

PUB/JLM