“El mar es un vertedero”: esto es lo que decía el cartel que los activistas de Greenpeace desplegaron frente a la salmonera Marine Harvest, en la zona de Linao, donde hace dos meses se produjo una mortandad de salmones.

El objetivo de la intervención que realizaron los ambientalistas fue denunciar los impactos que ha tenido la salmonicultura en la crisis de la isla.

“Se trata de una industria sobre la cual no existe regulación real ni efectiva. No vemos voluntad política para reparar esto y hacerse cargo del problema de fondo. En menos de una década la salmonicultura ha generado dos crisis ambientales y sociales de gigantescas proporciones”, señaló Estefanía González, coordinadora de campaña de Greenpeace Chile,

La importancia de la acción realizada por Greenpeace se centra en el contexto que se vive en la región con la crisis socioambiental junto con las exigencias para expandir sus zonas de operación a la región del Bío Bío y la Patagonia.

“Es impresentable que una industria de estas características no haya contemplado con anterioridad planes de contingencia para enfrentar un caso como el que vimos y que el Estado no lo haya exigido. Es urgente que los estándares ambientales sean los más alto revisando de fondo la sustentabilidad de actividades altamente intensivas”, agregaron expertos en el tema de Greenpeace.

Frente al complejo escenario que se vive en la zona y en el país, desde la fundación pusieron a disposición el sitio web greenpeace.cl/chiloe donde se podrá ingresar y demandar por información.


PUB/ SQM